Skip to main content

Los 7 mejores juegos de Game Boy Advance

Game Boy Advance

27/05/2017 - 16:20

En 2001 apareció una de las consolas más vendidas de la historia, una de esas máquinas que ha dejado su huella en la historia de las consolas (y en la memoria de todos los jugadores que tuvieron una). Nintendo lanzó una nueva máquina tras las populares Game Boy y Game Boy Color, una consola que tenía una forma peculiar (para la época), una gran potencia y un catálogo bestial.

El cátalogo, en definitiva, es lo que termina definiendo una consola y el de Game Boy Advance no solo era amplio (tenía más de 1.000 juegos propios más todos los de Game Boy Color y la Game Boy original), sino que era muy variado. Había juegos para todos los gustos y todo tipo de público, lo que le aseguró el éxito a Nintendo, que no tenía competencia en el ámbito de las consolas portátiles.

Para lograr la retrocompatibilidad, los circuitos de Game Boy Advance no solo tenían los chips de la nueva consola de Nintendo, sino una segunda CPU que solo se dedicaba a ejecutar los juegos de las dos consolas anteriores. La nueva máquina era más potente, tenía una mayor resolución y, además, su diseño es el que se ha mantenido vigente hasta hoy, manteniendo la pantalla de la consola entre medias de los controles (algo que hemos visto en todas las consolas portátiles hasta la fecha, como PSP, Vita, 3DS y Switch).

Maquinas recreativas que todos quisiéramos tener

Como no podía ser de otra manera, Game Boy Advance contó con dos rediseños, algo habitual en Nintendo. El primero fue Game Boy Advance SP, una consola que cambiara de forma radicalmente para ofrecer una pantalla abatible, batería recargable en lugar de pilas y, además, pantalla retroiluminada.

La segunda ''revisión'', aunque muchos la consideran una consola totalmente nueva, fue Game Boy Micro, una diminuta portátil que volvía al formato de la Game Boy Advance original, pero mantenía la batería y la pantalla retroiluminada del modelo SP (incluso se podía cambiar la intensidad de la luz).

Super Retro Boy, la consola con la que siempre habíais soñado

Sin embargo, aunque hablar de los diferentes modelos de Game Boy Advance es apasionante, aquí estamos para hablar de juegos, y eso vamos a hacer.

A continuación os dejaremos una lista de los 7 mejores juegos de Game Boy Advance. Sí, no será del gusto de todos, ya que reducir un catálogo tan amplio a solo 7 juegos es  complicado e injusto, pero vamos con los mejores juegos de Game Boy Advance, esos que son imprescindibles jugar (incluso ahora) para disfrutar de un poquito de la historia de los videojuegos.

Los mejores juegos de Game Boy Advance que, probablemente, no conozcas

Golden Sun II

Golden Sun II

Empezamos fuerte con el repaso de los 7 mejores juegos de Game Boy Advance. Dos años después del lanzamiento de la consola recibimos Golden Sun II, un JRPG que llegaba en castellano a nuestro país y que, además de por su historia, destacó por un apartado visual realmente espectacular que tenía dos ''versiones'': el combate y la exploración.

Para jugar a Golden Sun II es prácticamente obligatorio haber superado la primera entrega, ya que esta secuela comienza justo donde lo deja el juego original. La historia de Golden Sun II es, básicamente, un nuevo ejemplo de modo individual en el que el jugador debe salvar el mundo comandando un grupo de personajes (que era bastante numeroso). Si a estas alturas no habéis jugado a Golden Sun II, ya estáis tardando. Por eso, no os contaré ningún detalle de la historia, el verdadero motor del juego, más allá de que encontraréis magia, folklore y mucha mitología.

De lo que sí puedo hablar es de las mecánicas y, sobre todo, del apartado audiovisual. Empecemos con esto último. Golden Sun II era un juego que demostraba las posibilidades tñecnicas de Game Boy Advance. La paleta de colores era más que correcta y, aunque sí es cierto que era bastante continuísta respecto al primero, cumplían a la perfección en la portátil de Nintendo. La música, por su parte, era excepcional y la calidad del sonido, para la época, era muy buena.

Otro grande de la saga: Golden Sun: Oscuro Amanecer

Respecto a la jugabilidad, nos encontramos con un JRPG clásico de esos que tienen un montón de personajes a nuestro cargo, mundos que explorar con una cámara cenital y una cámara en tercera persona en los combates (con unos gráficos alucinantes). Sin embargo, hay algo que diferencia a Golden Sun del resto de JRPG. Se trata de unas pequeñas criaturas llamadas Djinns a las que podemos invocar en los combates. Por otro lado teníamos la psinergía, un sistema de magias (que no era algo nuevo en los JRPG).

Lo que sí era realmente espectacular eran los puzles de las mazmorras. Tenían un diseño magistral y, además, la curva de dificultad era buenísima. Sin duda, Golden Sun II es uno de los mejores juegos de Game Boy Advance, un título muy sólido en todos los apartados que lograba transportarnos a un universo de fantasía.

Castlevania Harmony of Dissonance

Castlevania Harmony of Dissonance

Castlevania Harmony of Dissonance es un ejemplo del variado catálogo que tuvo Game Boy Advance. Llegó un año después del lanzamiento de la consola y se convirtió en uno de los juegos obligatorios de la nueva portátil de Nintendo. Era desafiante, los sprites eran bastante buenos para tratarse de una portátil, la jugabilidad era rica y todo se movía de forma muy fluida.

A nivel visual, Harmony of Dissonance era una delicia. Los efectos cumplían con creces, la jubalidad era más rápida que en otros juegos de la saga, pero el juego seguía el ritmo de las ''animaciones'' y, además, el diseño de los enemigos era muy bueno. Algunos ocupaban buena parte de la pantalla, algo que sorprendió en su momento, sobre todo al tratarse de una portátil. La música, eso sí, está algún peldaño por detrás de otros juegos de la saga, como el inmortal Symphony of the Night, tanto a nivel de composición como, sobre todo, de calidad sonora.

Ahora, hablemos de lo realmente importante de este juego, la jugabildiad y las mecánicas. Como casi siempre en la saga Castlevania, encarnamos a un miembro de la familia Belmont, en esta ocasión llamado Juste, un personaje que podríamos confundir con Alucard fácilmente. Juste, como todos los Belmont, utiliza el Vampire Killer, un látigo mítico en la saga que se utiliza para limpiar las habitaciones del escenario, un misterioso castillo al que entramos buscando a alguien importante para Juste.

Infoclip sobre la saga Castlevania

Lo más llamativo de esta entrega es la tremenda agilidad del protagonista. Y es que, Juste Belmont era capaz de realizar un dash (un desplazamiento rápido) tanto hacia delante como hacia atrás, lo que no solo daba rapidez al juego, sino que cambiaba totalmente las mecánicas de combate. Además, Castlevania Harmony of Dissonance tenía elementos RPG y el clásico sistema 'metroidvania' característico de la saga, lo que nos invitaba a explorar el castillo no solo para avanzar, sino para subir de nivel y conseguir objetos secundarios.

Harmony of Dissonance fue un auténtico juegazo y uno de los mejores juegos de Game Boy Advance. La música era bastante regular y era más sencillo que los anteriores, pero su jugabilidad y apartado visual convierten este juego en un imprescindible.

Kirby: Nightmare in Dreamland

Kirby: Nightmare in Dreamland

Kirby: Nightmare in Dreamland no es un juego original para Game Boy Advance, pero sí le sienta de maravilla a la consola portátil de Nintendo perteneciente a la sexta generación de sistemas. Antes de nada, voy a quitarme la parte ''romántica'' de este juego. Este título está firmado por tres genios, un término que se usa mucho a la ligera, pero que pocas veces tiene tanto sentido como cuando nos referimos a este tridente. Miyamoto, uno de los creativos más importantes de la industria, Sakurai (diseñador de Super Mario y Kirby) y Satoru Iwata (programador, artista y, posteriormente, presidente de Nintendo) crearon este videojuego en 1993 para la NES.

Bueno, realmente Kirby: Nightmare in Dreamland no se lanzó en NES, sino una versión (la original), llamada Kirby Adventure. Este Nightmare in Dreamland fue un remake que no solo ofrecía novedades visuales, sino la posibilidad de jugar con Meta Kngiht (otro de los personajes clave de Nintendo), mejor sonido y algún que otro cambio. El apartado visual de este videojuego ya exprimía los circuitos de NES y con Game Boy Advance no hizo una excepción.

El apartado visual de Kirby: Nightmare in Dreamland era una auténtica gozada que se merendaba (nunca mejor dicho si hablamos de Kirby) a la versión original de NES. Era colorido, los fondos estaban cargados de detalle, los jefes finales tenían un modelado muchísimo mejor y las animaciones eran increíbles. Kirby es un personaje peculiar y en esta versión disfrutamos de un amplio elenco de animaciones de esta bola rosa capaz de engullir a sus enemigos.

Retron 5, la consola retro definitiva

La jugabilidad, eso sí, seguía siendo tan divertida como en el original, con una mecánica que, consistía, en comerse a los enemigos para absorver sus habilidades y, así, poder acabar con el resto de muñecos del nivel. Los combates contra jefes eran, de largo, lo mejor del videojuego, ya que nos obligaban a estar muy pendientes y algunos, como el de la sala de los lienzos, nos demandaban luchar en varios niveles de altura.

Era divertido y una auténtica joya. Kirby: Nightmare in Dreamland es uno de los mejores juegos de Game Boy Advance y, curiosamente, no es de los que más caros están en el mercado de segunda mano. Así que, si queréis apuntaros un logro en vuestra tarjeta de jugones, intentad no perderos este auténtico imprescindible de Game Boy Advance.

Advance Wars

Advance Wars

Artillería pesada, eso era Advance Wars, uno de los juegos más queridos de la portátil de Nintendo y uno de esos que resultaban ''peligrosos'', ya que las horas se pasaban sin que nos diésemos cuenta mientras jugábamos a ser comandantes en la pequeña pantalla de la portátil.

Advance Wars apareció al mismo tiempo que Game Boy Advance y, aunque pasaron los años y los títulos seguían llegando a la portátil de Nintendo, este videojuego creado por Intelligent Systems (los mismos de Metroid, Fire Emblem, Paper Mario y tantos juegazos que han aparecido en las diferentes consolas de Nintendo) fue imbatible en su género. Sí, salió una segunda entrega un años después de este Advance Wars, pero el ''encanto'' que tenía este primer juego de la saga Nintendo Wars para Game Boy Advance, hace que me decante por esta entrega.

Se trata de un videojuego de estrategia por turnos cuya peculiaridad era, precisamente, que podía gustarle a jugadores que no se sintieran cómodos con eñ género. Y es que, Advance Wars era un juego muy dinámico en el que no se hacía pesado esperar a que el rival realizase sus movimientos. Fire Emblem, sin ir más lejos, es más tedioso que Advance Wars. En este juego tenemos un mapa dividido en dos facciones, la nuestra y la enemiga. El objetivo es el más simple que puede haber: echar al enemigo del mapa. Para ello, iremos moviendo nuestras tropas poco a poco en un sistema de cuadrícula hasta que, de forma inevitable, nuestras unidades entran en contacto con las del oponente.

Intelligent Systems quiere un Advance Wars para 3DS

En el juego encontramos 4 naciones denominadas según el color del uniforme. No hay elementos ''reales'' en las tropas, pero por el diseño de las diferentes unidades y algunos de los generales, casi se puede confirmar que los países son Estados Unidos, Alemania, Japón y la Unión Soviética. Hablando de generales, cada facción tiene un líder con características pasivas especiales.

Visualmente, Advance Wars tiene un encanto innegable. Las batallas en el ''tablero'' suceden con una vista cenital que cambia a una cámara más cercana cuando se producen los combates. La música termina de redondear un videojuego impecable, divertido y adictivo. En definitiva, Advance Wars es uno de los mejores juegos de Game Boy Advance, uno de esos a los que dan ganas de volver ahora mismo... si no fuera porque hay que terminar la lista de los mejores juegos de Game Boy Advance.

Mario Kart Super Circuit

Mario Kart Super Circuit

¡No hay ningún juego de Mario en la lista! Tranquilidad, aquí está y, además, sobre cuatro ruedas. Intelligent Systems repite en esta lista de los mejores juegos de Game Boy Advance con un título que poco tiene que ver con el que está en la página anterior, pero que tiene algo en común con aquel. Y es que, al igual que Advance Wars, Mario Kart Super Circuit es divertidísimo y perfecto para disfrutar en una consola portátil.

Mario Kart Super Circuit fue una maravilla tecnológica. Meter un Mario Kart en el cartucho de una consola portátil con las características de Game Boy Advance parece, ahora, imposible, pero el estudio japonés consiguió miniaturizar el juego de karts para hacerlos correr en los chips de la nueva Game Boy. Más de 40 circuitos y 8 personajes (algo que ahora se nos antoja escaso, pero que en 2001era lo que había) era lo que los jugadores teníamos a nuestra disposición para correr en circuitos que ya tenían todo lo que puede tener ahora Mario Kart 8. Bueno, vale, no tenían los dobles objetos y ni los diversos modos de derrape, pero sí los objetos que orbitaban alrededor del coche en modo defensivo, los saltos, los derrapes y los enemigos en los circuitos.

Mario Kart 8 Deluxe, el tataratataranieto de Super Circuit

La mecánica es la clásica de Mario Kart, derrapar para conseguir la victoria frente a los rivales, y eso lo lograba a la perfección. Es cierto que, aunque es uno de los mejores juegos de Game Boy Advance, es de esos que, por las enormes diferencias tecnológicas con la actualidad, ha envejecido peor. Lo incluímos en esta lista de forma obligatoria, porque realmente era fantástico, pero más allá que como ''pieza histórica'', ahora no tendría demasiado sentido darse una vuelta por los circuitos de este Mario Kart.

Aun así, en la época era flipante y la sensación de llevar Mario Kart en el bolsillo era la misma que lo que hoy sentimos al poder llevarnos Mario Kart 8 Deluxe a cualquier parte con Nintendo Switch.

Zelda The Minish Cap

Zelda The Minish Cap

Zelda The Minish Cap no fue el primer Zelda para una consola portátil de Nintendo, pero sí fue una experiencia realmente única. Ya habíamos tenido juegos de la ''saga'' Oracle y, dos años antes, el impresionante remake de A Link to the Past, llamado A Link to the Past: Four Swords, para Game Boy Advance, pero The Minish Cap, por su apartado artístico y su simpática historia, siempre estará guardado en algún rinconcito de nuestra memoria como uno de los mejores juegos (el mejor, para muchos) de Game Boy Advance.

La historia de The MInish Cap es la típica en la saga. Somos ''un'' Link que camina alégremente por su aldea cuando, de repente, un malvado llamado Vaati le lanza un hechizo a la princesa Zelda. Ahí comienza, una vez más, nuestra aventura. Sin embargo, además de con nuestra fiel espada (que cambia algo en este juego) y nuestro escudo, en The Minish Cap contamos con un gorro muy especial que... tiene vida. Esto, que lo veremos a final de año en Mario Odyssey, ya lo inventó Nintendo en 2004 con The Minish Cap. Además de ser un elemento diferenciados con respecto a otras entregas de la saga a nivel de estética, y porque iremos siempre acompañados por otro ente que nos habla, este gorro mágico tiene importantes consecuencias a nivel jugable.

Con Breath of the Wild, Zelda alcanza la perfección absoluta

Y es que, el gorro Minish permite que Link encoja su tamaño, lo que abre un nuevo abanico de posibilidades a la hora de afrontar los puzles y rompecabezas de las mazmorras, unas mazmorras que el estudio Flagshio (bajo la supervisión de Nintendo, claro está), diseñó a la perfección. No solo tienen un diseño de niveles espectacular, sino que ocultan muchísimos secretos que son muy divertidos de encontrar gracias a las posibilidades del nuevo gorro. Por lo demás, tenemos un Zelda muy mágico en el que tendremos que reunir una serie de gemas que nos permitirán despertar a Zelda.

Sin embargo, y aunque a nivel de mecánicas estamos ante un gran juego, donde más destacaba, de primeras, Zelda The Minish Cap era en el apartado audiovisual. La música de la saga Zelda siempre ha sido magistral, no es nada nuevo, pero visualmente nos enfrentamos a la entrega más potente de las que habían visto la luz hasta entonces en una portátil. Era colorido, todo estaba lleno de detalle y los personajes, un conjunto de píxeles gordos, resultaban de lo más expresivos. De verdad, es uno de esos juegos que no envejece por mucho que pasen los años. Una auténtica maravilla a nivel audiovisual.

Zelda The Minish Cap es una de las obras maestras del catálogo de Game Boy Advance y, por qué no decirlo, uno de los mejores juegos de la saga. ¿Qué juego, por tanto, le ha arrebatado el número 1?

Pokémon Esmeralda

Pokémon Esmeralda

Es más que complicado reducir un catálogo de más de 1.500 juegos a solo 7, y más si es de Nintendo. Cuando repasamos los mejores juegos de las consolas de Nintendo, Zelda y Mario casi siempre se disputan estar en primera posición, pero en la generación de Game Boy Advance (y esto es algo muy personal, evidentemente)m creo que su mejor juego fue otro, un Pokémon.

Pokémon Esmeralda es el mejor juego de Game Boy Advance. Sí, podría haber elegido otros cuantos, pero esta entrega de la saga de GameFreak lo tenía todo para convertise en uno de los juegos más vendidos de Game Boy Advance (de hecho, así fue) y un título que lograra atraparnos durante horas. Esmeralda era una especie de ''edición GOTY'' de Pokémon Zafiro y Rubí, un juego de la tercera generación de los monstruos de GameFreak y Nintendo que no solo nos ofrecía el elenco de criaturas de los juegos anteriores, sino 135 nuevos Pokémon.

Es cierto que estas ''versiones definitivas'' de los juegos de Pokémon son las que menos innovan, pero nos da igual, Esmeralda nos robó demasiadas horas como para no tenerlo presente como uno de los mejores juegos de Game Boy. Al igual que en las dos entregas previas, somos un personaje que despierta  en Villa Raíz, su pueblo natal y una de las zonas de la Región de Hoenn. Una de las novedades tiene que ver con el modo de empezar la aventura. Se acabó eso de ir a ver a Oak a su laboratorio para recibir un Pokémon. En Esmeralda ayudamos a un nuevo profesor con uno de los tres monstruos que este lleva en la mochila y, posteriormente, nos quedamos con el elegido. 

Estas son las mareantes cifras de venta de la saga Pokémon

Además, en la historia tenemos una organización antagonista. Bueno, en realidad dos, ya que los equipos Magma y Aqua lucharán contra nosotros y contra ellos mismos, así que tendremos que lidiar con ambos bandos mientras buscamos convertirnos en los nuevos campeones de la Liga de Hoenn. El sistema de Batalla no estaba nada mal y, aunque la música y el apartado visual no era nada del otro mundo (la música de los Pokémon de aquellos años era demasiado irritante a la larga), el diseño de Hoenn, con sus zonas nuevas y otras rediseñadas, era muy acertado.

Pokémon Rojo/Azul truvieron Pokémon Amarillo. Oro y Plata dieron lugar a Cristal y Esmeralda nació tras las ediciones Zafiro y Rubí. Puede que no sea el mejor Pokémon de la historia, pero un par de generaciones seguro que llevamos esta entrega en el corazón. Es uno de los mejores juegos de Game Boy Advance y un juego que bien merece otra vuelta. Todo sea por volver a liderar la Región de Hoenn...

Repaso a la saga Pokémon