Skip to main content

Los efectos especiales por ordenador no son baratos, ni siquiera crear un bigote

Bigote Henry Cavill Liga de la Justicia

03/08/2018 - 12:25

El cine actual no se entiende sin gráficos creados por ordenador. Incluso en películas que no necesitan elementos generados de forma digital hay muchos, muchísimos escenarios y pequeños retoques que se realizan por ordenador. Y sí, esto cuesta muchísimo dinero, pero hemos llegado al punto de plantearnos si creamos un bigote digitalmente... o si es mejor editarlo para realizar un ''afeitado'' por ordenador. Esto es lo que ocurrió con Henry Cavill.

Henry Cavill participó hace poco en el rodaje de Justice League y de Misión Imposible: Fallout, dos películas de productoras diferentes que solaparon el rodaje de algunas escenas (culpa de la cinta de DC al tener que hacer unos reshoots, volver a grabar, escenas). Esto no habría sido un problema si Cavill no hubiera tenido un rasgo distintivo en la cara, un bigote bastante poblado.

En Justice League, Cavill interpretó a Superman y, como sabéis, el superhéroe no tiene bigote, algo que sí luce en la cinta de acción protagonizada por Tom Cruise que acaba de llegar a los cines. Por tanto, el problema era que había un bigote que había que afeitar, de un modo u otro. Al final, quien tuvo que resignarse fue Warner Bros al afeitar digitalmente a Cavill para interpretar a Superman, algo que quedó... bastante mal.

Afeitar el bigote por ordenador costó la friolera de 25 millones de dólares, y ahora descubrimos que Warner le ofreció una solución a Paramont: crear un bigote por ordenador para Misión Imposible. Esto lo hemos visto muchas veces en el cine (no con un bigote, pero sí con pelo, por ejemplo) y parecía una solución razonable. 

Warner iba a correr con los gastos, pero Paramont se negó, ya que estaba en el contrato todo el asunto del bigote para el personaje de Cavill, pero desde el estudio se valoró y se realizó un presupuesto. Crear un bigote por ordenador habría costado tres millones de dólares, una cantidad desorbitada, pero que hay que entender teniendo en cuenta que debe haber un animador, o varios, que ''retoque'' cada uno de los frames en los que aparece Cavill.

Así que, cuando veáis efectos por ordenador que quedan mal en las películas, siempre podéis acordaros de lo que costó afeitar a Cavill... y el resultado. ¿Habría quedado mejor crear el bigote para Misión Imposible?

Nunca lo sabremos, pero está claro que al eliminar el bigote, los animadores tenían que texturizar la piel y, además, crear una animación labial acorde a la del labio inferior y que, además, resultara natural. Vamos, 25 millones que no estuvieron bien invertidos, pero que podemos llegar a ''comprender''.

Ver ahora: