Una batería 10 veces más potente para los coches eléctricos

Una batería 10 veces más potente para los coches eléctricos

Un equipo de científicos de la Universidad de Cambridge en Reino Unido ha desarrollado la batería que va a revolucionar el sector de los coches eléctricos.

Se trata de una batería de litio-oxígeno tiene una densidad de energía muy alta, lo que permite que pueda compararse con la gasolina.

Es diez veces más potente, cinco veces más barata, cinco veces más ligera y ofrece un 90% más de eficacia que las de litio actuales, por lo que este nuevo componente supondría un importante avance para la autonomía de este tipo de vehículos. Además, con más de 2.000 ciclos de carga, tiene una vida útil muy larga.

La pila que han diseñado estos investigadores cuenta con un electrodo altamente poroso fabricado con carbono y grafeno, lo que combinado con otros aditivos hace posible que las reacciones químicas de la batería sean más estables, fiables y eficientes. 

Crean una batería que carga un coche eléctrico en 5 minutos

Las nuevas baterías de litio-oxígeno proporcionarían a los vehículos eléctricos una autonomía hasta ahora impensable, de más de 640 kilómetros por ciclo de carga. Pero los coches no serían los únicos beneficiarios de esta nueva tecnología, que también permitiría desarrollar reducir al máximo el tamaño y aumentar la capacidad de las baterías de smartphones, tablets y demás dispositivos móviles. 

"Estamos todavía en una fase de desarrollo, pero hemos demostrado que existen soluciones viables a los problemas que planteaban las baterías", asegura Clare Grey, miembro de la investigación.

Y es que el tiempo de carga y la autonomía de la batería es una de las principales barreras para el desarrollo de los coches eléctricos, por lo que los investigadores dedican todos sus esfuerzos a superar esta barrera.

En el siguiente vídeo puedes ver el funcionamiento de una tecnología desarrollada por la compañía israelí StoreDot que permite cargar por completo la batería de un vehículo eléctrico en tan sólo 5 minutos.

[Fuente: Universidad de Cambridge]