Células que obtienen electricidad a través de la fotosíntesis

Células que obtienen electricidad a través de la fotosíntesis

Un grupo de científicos de la Universidad Concordia en Montreal (Canadá) ha desarrollado unas células microscópicas que tienen la capacidad de obtener energía eléctrica a partir de la fotosíntesis y la respiración de las cianobacterias, también llamadas algas verde azuladas, unos organismos que realizan la fotosíntesis oxigénica cuando se exponen al sol. 

Esta tecnología es perfectamente escalable y permite generar energía limpia libre de carbono de una manera económica y eficaz. Esto es posible debido a que tanto en la fotosíntesis como en la respiración se produce una transferencia de electrones, y lo que permiten las células que han diseñado estos investigadores es capturar los electrones que han liberado las cianobacterias para obtener energía eléctrica. 

Las células fotosintéticas microscópicas se componen de una membrana de intercambio de protones, un ánodo y un cátodo. El ánodo está compuesto por cianobacterias, que son las que liberan los electrones a la superficie del electrodo, y pasan al cátodo mediante una reacción química denominada reducción-oxidación o redox, que permite la transferencia de electrones entre reactivos. Tiene conectada una carga externa que es la encargada de extraer los electrones.

Una hoja artificial hace combustible líquido con energía solar

Cada uno de estos dispositivos microscópicos tiene la capacidad de producir un voltaje de circuito abierto de 993mV y una densidad de potencia de 36.23W / cm2. El equipo considera que el rendimiento de las células fotosintéticas se puede incrementar a través de la reducción de la distancia de los electrodos en la membrana de intercambio de protones, de manera que van a continuar trabajando en su diseño para perfeccionarla y mejorar tanto la densidad como la potencia energética. 

Aunque queda mucho trabajo por hacer, el equipo de investigadores está muy satisfecho con su descubrimiento y espera que muy pronto su tecnología pueda tener aplicaciones comerciales.

No es la primera vez que los científicos aprovechan la fotosíntesis para producir energía eléctrica. En el siguiente vídeo puedes ver el funcionamiento de una hoja artificial que otro investigador, Daniel Nocera, desarrolló en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

[Fuente: Universidad Concordia]