Consejos para elegir y comprar una lavadora perfecta y barata

lavadora perfecta y barata

Nadie dijo que encontrar la lavadora perfecta fuera fácil, pero tampoco es imposible. Sucede que el universo del lavado es un total desconocido para muchos, un problema a punto de acabar gracias a la guía para elegir y comprar la lavadora perfecta, eficiente y barata que hemos preparado en ComputerHoy. 

La lavadora es uno de los electrodomésticos de gama blanca que más ha evolucionado en las últimas décadas, por encima de frigoríficos, aspiradoras o lavavajillas. Así que si tu lavadora acaba de morir probablemente necesites un cursillo de actualización con consejos para comprar tu nueva lavadora

Guía para comprar el frigorífico definitivo

Para empezar, sentido común. Antes de ponerte a comparar lavadoras como un loco mide el espacio que tienes disponible y, si planeas comprar una de carga frontal, asegúrate de que vas a poder abrir la puerta sin problemas. Avisado quedas. 

Lavadora carga frontal

 

Lavadoras de carga frontal 

Según el INE el 99 por ciento de los hogares españoles dispone de una lavadora. Y la inmensa mayoría son de carga frontal, que -sorprendentemente- son las más eficientes.

Las lavadoras de carga frontal suelen tener mayor capacidad, programas de lavado más avanzados y utilizan menos agua al tener el tambor en vertical. Además, centrifugan mejor y en algunos cabe la posibilidad de colocar encima una secadora, ahorrando bastante espacio.

Por contra, eso sí, las lavadoras de carga frontal suelen ser más caras, aunque también es verdad que requieren menos agua para funcionar y eso, a la larga, supone un ahorro importante. Tenlo en cuenta a la hora de elegir lavadora.

Lavadoras de carga superior

Bastante extendidas en Estados Unidos, las lavadoras de carga superior representan un nicho de mercado en España, hasta el punto de que algunos fabricantes ni siquiera comercializan este tipo de lavadoras en nuestro país. 

La principal ventaja de las lavadoras de carga superior es que son más baratas. Por otro lado resultan más compactas, lo que resulta un punto a favor especialmente en pisos pequeños y, además, la carga de ropa es mucho más cómoda al no tener que agacharse. 

Una de las características más atractivas de las lavadoras de carga superior es que permiten incorporar prendas durante el ciclo de lavado. Sin embargo por regla general consumen más, aunque las diferencias varían según cada modelo. 

Entre las desventajas de una lavadora de carga superior destaca su dificultad a la hora de integrarla en la cocina ya que no se puede instalar bajo encimar y además hay que tener cuidado con que los armarios superiores no obstruyan la apertura de la puerta. 

Capacidad de carga

Al igual que sucede en el caso de los frigoríficos, la capacidad es un elemento fundamental a la hora de elegir una lavadora perfecta. Hay que tener en cuenta las necesidades de cada persona y hogar. No es lo mismo la casa de un soltero que una familia numerosa, pero tampoco es igual un hogar donde la lavadora se pone a diario que otro donde se utiliza tres o cuatro veces a la semana.

  • 1 ó 2 personas / Menos de 4 usos por semana - Lavadora de 6 kilos de carga o menos.
  • 3-4 personas / 4-5 lavados por semana - Lavadora de 7-8 kilos de carga.
  • +4 personas / 6 o más lavados semanales - Lavadora de 9 o más kilos de carga.

El aumento de la capacidad de carga se traduce normalmente en un importante sobrecoste: una lavadora con 5 kilos de capacidad puede costar alrededor de 350 euros, mientras que un modelo similar con 8 kilos de capacidad de carga probablemente cueste como mínimo 650 euros.

Tener una lavadora con más capacidad de carga de lo necesario no es recomendable ya que supone un mayor precio y consumo de agua y luz, además del sobrecoste original que implica. Aunque existen modelos que cargan agua automaticamente depediendo del peso de la ropa, un buen consejo para elegir una lavadora es ajustarse a las necesidades de cada hogar, mirando eso sí a medio plazo porque quien menos espera que la lavadora le dure diez años. 

Velocidad de centrifugado

No son coches, aunque a veces lo parecen por el ruido, si no te lo crres, mira este vídeo.

Las lavadoras también se miden por las revoluciones por minuto que son capaces de alcanzar, aunque en este caso debes saber que una lavadora no funcionará mejor por ser más potente.

Las revoluciones por minuto de las lavadoras se refieren a la velocidad de centrifugado o, más concretamente, al número de vueltas que da el tambor por minuto.  

Una lavadora con mayor velocidad de centrifugado sacará la colada más seca, pero lo hará a un coste más elevado.

En el mercado existen lavadoras de todo tipo, desde las que apenas alcanzan las 400 revoluciones por minuto hasta las que llegan a unos monstruosas 1.800 rpm

¿Cómo elegir la velocidad de centrifugado de tu nueva lavadora? Como mínimo, tu lavadora debería llegar a las 600 revoluciones por minuto y, a partir de ahí, dependerá bastante de tu bolsillo.

Un buen consejo a la hora de comprar una lavadora es repasar la clase de eficiencia de su centrifugado -independiente de la eficiencia del aparato en sí-, que mide la humedad residual que queda en la ropa a través de una clasificación por letras que va de la A -más eficiente- a la G -menos eficiente-. Si tienes dudas pregunta al fabricante.

Eficiencia energética en las lavadoras

Según el IDAE, después del frigorífico y el televisor, la lavadora es el electrodoméstico que más energía consume en el conjunto de los hogares españoles. La mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua, por lo que es muy importante recurrir a los programas de baja temperatura.

Las lavadoras, igual que el resto de electromésticos, están sometidas al etiquetado energético de la Unión Europea, que clasifica los electrodomésticos de las letras A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la que menos. Actualmente en las tiendas solo se encuentran lavadoras con la etiqueta A, pero en esta categoría coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

Elegir una lavadora por su eficiencia energética puede resultar en un ahorro a largo plazo. Una familia de cuatro miembros pone la lavadora alrededor de cuatro veces a la semana, lo que supone más de 2.000 lavados a lo largo de toda su vida útil. 

¿Merece la pena pagar más por una lavadora más eficiente? La Xunta de Galicia ha creado un interesante simulador que sirve para identificar cuánto se tarda en amortizar el sobrecoste que implica comprar un modelo de mayor eficiencia energética.

Programas de lavado

Las lavadoras modernas presumen de mil y un programas o ciclos especiales de lavado en función del tipo de ropa, el grado de suciedad o el precio de la luz.

Cada programa de la lavadora utiliza una temperatura y una velocidad de centrifugado diferentes, pero en la práctica la realidad es que la inmensa mayoría de las personas acabará por utilizar simplemente dos o tres programas, por lo que hay que cuidar que los extras no encarezcan demasiado el producto.

¿Qué programas de lavado debe tener obligatoriamente una lavadora? En princpio, lavado de algodón a 30 o 60 grados, sintético a 401 y ciclos de agua fría para las prendas delicadas de lana. A partir de ahí todo suma, incluyendo los programas eco que sirven para ahorrar agua y dinero.

Ruido de la lavadora

La lavadora puede convertirse en un enemigo de la paz en cualquier casa por culpa del ruido.

La etiqueta energética indica el nivel de decibelios al que llega la lavadora, cuyo ruido se agudiza fundamentalmente en el llenado de agua y la fase final del centrifugado. 

¿Qué ruido debe hacer tu nueva lavadora? Depende de lo sensible que seas al ruido, pero mucho mejor si durante el centrifugado no supera los 80 decibelios

Panel mandos lavadora

Panel de mandos

La mayoría de las lavadoras incorpora ya controles electrónicos y pantallas de LCD para -en teoría- facilitarte las cosas. 

Los paneles electrónicos suelen ser de lo más vistosos, los más modernos son táctiles, y permiten crear programas a medida o verificar, por ejemplo, el control de la temperatura.

Sin embargo, los mandos manuales de toda la vida son bastante fáciles de utilizar y, sobre todo, más baratos si surge cualquier problema, así que no deberías descartarlos a la hora de elegir tu nueva lavadora.

Los mejores electrodomésticos inteligentes para tu casa

Seguridad

Uno de los elementos que suelen pasar desapercibidos a la hora de comprar una lavadora nueva es la seguridad.

Algunas lavadoras, por ejemplo, incorporan un sistema de bloqueo automático de la puerta durante el funcionamiento que te pueden salvar de más de un susto si tienes niños en casa. Tampoco parece mala idea la apertura retardada, que evitará fugas de agua.

Las lavadoras más modernas incorporan sistemas que detectan fugas de agua en caso de avería, controlan la espuma generada y optimizan la distribución de las prendas dentro del tambor para evitar apelmazamientos. 

Lavadora Wifi

Extras de las lavadoras

El catálogo de funcionalidades extra que incorporan las lavadoras modernas es enorme. Algunas prometen lavados ultrarrápidos en 15 minutos, otras cápsulas diferenciadas según el tipo de ropa que metamos en el tambor, programas de vapor y pre-planchado o incluso WiFi para encender la lavadora con el teléfono móvil. Todo suma, pero hay que pensar en lo que realmente utilizaremos en el día a día.

Lavadora carga superior

¿Lavadora y secadora, juntas o por separado?

Algunas grandes superficies tienden a promocionar las lavadoras-secadoras, un producto 2-en-1 que realiza funciones de lavado y secado. Pero eso no quiere decir que sean mejores que las tradicionales ya que normalmente, al mismo precio, las lavadoras-secadoras pierden prestaciones.

La secadora, además, no resulta un producto de primera necesidad en buena parte de España, que goza de un clima seco y con espacios relativamente bien habilitados para tender la ropa. Eso sí, las secadoras son un buen aliado para algunas zonas del norte y de la costa, donde la humedad impide que la ropa se seque eficientemente. 

Conclusión

En definitiva, para elegir una lavadora perfecta hay que pensar primero qué necesidades tenemos en casa, sobre todo a nivel de capacidad, para no terminar comprando un aparato mucho más potente de lo necesario, más caro a corto y probablemente a largo plazo si surgen averías.