¿Cuál es la diferencia entre USB-C y USB 3.1?

¿Cuál es la diferencia entre USB-C y USB 3.1?

Un nuevo enfrentamiento ha sumido a todos los geeks en una lucha interna. USB 3.1 (el de "toda la vida mejorado") o el USB-C, ¿Cual de los dos es mejor?

El USB-C no es nuevo, pero ha saltado a la palestra gracias al nuevo MacBook de 12" que Apple lanzaba sólo hace unos meses, que sorprendió a propios y extraños al integrar un único puerto multifunción.

Apple dice que por comodidad y estética aunque, por qué no decirlo, parece hecho pensando en la venta de adaptadores adicionales.

Android M: más batería, menos amenazas y USB-C

Sin embargo, son muchos los rumores que han surgido alrededor de este multifuncional USB type C que no son del todo ciertos.  Es cierto que este conector permite más funcionalidades que el tradicional, pero no es superman, al fin y al cabo no deja de ser un sencillo conector, sin negar que supone un paso adelante por encima del USB estándar.

USB 3.1

Este tipo de conector es la evolución lógica del USB que hemos conocido siempre. Han pasado ya varias actualizaciones del estándar USB (ahora en la 3), pero el conector se ha mantenido igual. Su uso está más extendido que nunca, pese a que sea grande, antiguo y sólo se pueda conectar en una única dirección. Al ser un conector tan grande, los fabricantes empezaron a crear versiones del mismo más reducidas como el USB Mini y el USB Micro.

Apple inventó el USB-C, pero no quiere que nadie lo sepa

Sin embargo, este conector supera las anteriores actualizaciones en cuanto a potencia. El 3.1 ha actualizado el estándar USB 3.0 a una velocidad de 10 Gbits/s, una velocidad de transferencia de datos presentes y futuras.

La asociación USB creó en julio de 2013 la nueva versión del protocolo estándar, el USB 3.1 con una mayor tasa de transferencia de datos denominada SuperSpeed USB 10Gbit/s,  publicado por el USB-IF.

USB-C 

Este tipo de conector maximiza la velocidad de carga que puede transmitir, es más pequeño, se puede introducir por cualquier lado y además permite la función USB Power Delivery que establece un límite de transferencia eléctrica de hasta 100 W, suficiente para cargar tu smartphone, tablet, e incluso, ordenador portátil.

Este USB-C supone la eliminación de todos los cargadores de los futuros portátiles. Un conector multi propósito en el que además de cargar tu dispositivo, podrás el cargar tú portátil con el cargador que tú quieras, no con el que el te venga por defecto, en incluso hasta podrás cargarlo con una batería externa si así lo deseas. 

Esto, sin duda, abre una gran proyección al USB-C mientras que comienza la extinción inevitable del USB tradicional.

Otras de las ventajas de USB-C es que todos los dispositivos usarán este mismo conector. Además, los cables tendrán en las dos terminaciones iguales, eliminando la multitud de cables diferentes que tenemos que usar en la actualidad, uno para la cámara, otro para el móvil, otro para el portátil etc.

USB-C

Además el USB Type-C, al no ser nada más que un conector, soporta varios protocolos usando modos alternativos, lo cual permite emplearlo como salida digital de vídeo y audio (HDMI), salida DisplayPort, salida de vídeo analógica (VGA) etc. 

Aclaraciones USB-C vs USB 3.1

A veces distinguir entre uno y otro es complicado, aunque fisicamente son diferentes es fácil encontrar "gato por liebre". Habrá dispositivos con conector USB-C que usen el protocolo USB 2.0 o el USB 3.0 (USB 3.1 Gen 1), y otros que usen el USB 3.1 (USB 3.1 Gen 2).

También podremos encontrar USB-C que no soporten la especificación USB Power Delivery, o que haya puertos con dicha especificación que no tengan conector USC Type-C. Así que antes de elegir uno u otro te recomendamos estudiar en detalle sus características.