Dos nuevas formas de copiar una llave

Nuevas formas de copiar una llave

El sentido común aconseja hacer una copia de tus llaves más importantes. Pero en el momento de la verdad, cuando pierdes la original, te das cuenta que no tenías una copia, o se la has dejado a un familiar, o directamente te has quedado cerrado fuera de casa y no puedes acceder a ella. Aunque ya no conserves más copias de tu preciada llave, no todo está perdido. Internet te ofrece la posibilidad de conseguir un clon exacto y nuevecito, que funcionará a la perfección. Es, al mismo tiempo, mágico y perturbador. ¿Cómo pueden enviarte una copia de tu llave si has perdido todas tus muestras? No es magia, se llama previsión...

Comenzamos con Shloosl, el servicio más convencional. Shloosl te envía a casa en un par de días, a través del correo, una copia de cualquier llave con sólo enviarle un par de fotos de frente y de perfil (de la llave, no de tu cuerpo serrano...). Utilizando un complejo software de escaneado y cálculo de perspectiva, en Shloosl son capaces de crear una copia, a la manera tradicional, a partir de dichas fotos. Y sólo te costará 5 dólares, envío incluido. La ventaja de Shloosl es que no te gastas nada hasta que no lo necesitas. Simplemente tienes que hacer un par de fotos a tus llaves más importantes con el smartphone, guardarlas, y si pierdes alguna envías las fotos a Shloosl, y listos...

Otra alternativa más sofisticada es The Keysave, un servicio de origen belga que descubrimos vía AdvertisingAge. The Keysave se ofrece a hacerte un escaneado 3D de tus llaves. Esta información se guarda en un servidor seguro. Si pierdes la llave, simplemente te conectas a The Keysave desde tu smartphone y te descargas el fichero 3D compatible con las principales impresoras 3D del mercado. Lo llevas a una tienda de impresión 3D (que por lo visto en Bélgica son tan comunes como aquí los estancos) y al instante obtienes la copia de la llave. No es un servicio barato, pero nada es demasiado caro cuando quieres recuperar tu coche o tu casa sin cargarte la cerradura...

Otra solución, también bastante original, consiste en colocar una pegatina con un localizador bluetooth rastreable mediante tu smartphone. 

Seguramente nunca lleguemos a usar estos servicios, pero sabiendo que existen te quedas más tranquilo...