Japón gana la Copa del Mundo de Fútbol... de robots

RoboCup 2013. Competición mundial de robots

No todos los días acudes a ver un partido de fútbol en donde los futbolistas pasan más tiempo en el suelo que de pie, o necesitan cinco minutos para encontrar el balón. Esto sólo pasa en un partido entre borrachos a las cuatro de la madrugada, o en la RoboCup 2013, el Campeonato del Mundo de Robots, que ha tenido lugar este fin de semana en Eindhoven (Países Bajos).

Estas máquinas son humanoides equipados con la última tecnología en robótica, y no tienen nada que ver con los robots comerciales que encontramos ahora mismo en las tiendas.

La RoboCup 2013 cubre varios deportes, si es que pueden llamarse así. La competición de Rescate pone a los robots en diferentes situaciones complicadas, y deben superarlas en función de sus habilidades. Aspecto esenciales como subir escaleras o esquivar obstáculos cuentan en la puntuación final.

El torneo @Home enfrenta a las máquinas con diferentes situaciones cotidianas, desde recoger un objeto a desplazarse por una cocina sin tirar nada, y se comprueba cómo lo resuelven.

La sección @Work se centra en las aplicaciones profesionales de la robótica, y se parece más a una exhibición.

Los más pequeños presentan sus creaciones en RoboCup Junior.

Pero la competición que más pasiones levanta es RoboCup Soccer, porque los robots tienen un aspecto humanoide, lo cual hace más difícil mantener el equilibrio. Existen diferentes categorías, según el tamaño. En la categoría Teen para robots de tamaño pequeño, entre 90 y 120 centímetros, el equipo alemán NimbRo venció a los japoneses de CIT Brains. Consiguieron mantenerse más tiempo sin caerse, y aunque los robots tienen mecanismos para levantarse solos, el mayor equilibrio alemán les otorgó superioridad.

La categoría Adult enfrenta a equipos de tamaño adulto, superiores a 130 centímetros. Aquí los nipones JoiTech vencieron al equipo HuroEvolution AD de Taiwan. Este torneo se basa en lanzamientos de penalti en donde el robot tiene que encontrar la pelota y lanzar a portería, mientras el contrario intenta pararlo. Pese a que los japoneses perdieron un tiro porque un jugador no halló la pelota pese a que la tenía delante, un tiro parado y otro lanzamiento al poste de los taiwaneses les dió la victoria.

Un torneo de fútbol dominado por los equipos asiáticos, en donde no tenemos constancia de la presencia de algún representante español.