Los mejores servidores domésticos (NAS) que puedes comprar

Almacenamiento en red para todos con los discos en red, NAS

¿Un pequeño servidor doméstico para tu casa? Eso suena a tecnología complicada y a mucho trabajo, es decir, a dispositivo de alta tecnología para profesionales.

Sin embargo, instalar un sistema de este tipo es muy fácil: con un disco en red NAS, puedes tener todos los datos disponibles para toda la casa, da igual si son documentos, vídeos, fotos o música.

A los ficheros no sólo se puede acceder desde cualquier PC, sino también desde smartphones o tablets (con ayuda de la app correspondiente) e, incluso desde televisores y equipos de música preparados. 

Así que no es ningún problema enviar música a la habitación de los niños, mientras disfrutas de la grabación de las últimas vacaciones con tus amigos, en la tele grande. Con un NAS, además, puedes crear copias de seguridad, con lo que un fallo del disco duro o un tablet roto ya no son un problema.

Y, si prefieres utilizar el NAS como almacén de datos, puedes activar una función de copia de seguridad automática por Internet. Como ves, los sistemas NAS son un buen complemento para cualquier hogar.

 

Nas

Hemos probado los mejores NAS: 5 carcasas económicas de hasta 150 euros, 4 NAS completos por debajo de 300 € con hasta 2 discos de 1 TB y, para comparar, también el sistema profesional Protonet Carlita (2.999  €). Las nuevas carcasas de QNAP no han entrado en el test, ya que no llegaron a tiempo para la comparativa.

Ahora puedes averiguar qué NAS es el más rápido y cuál es el que ofrece más seguridad y una mayor cantidad de funciones. Además,  en Computer Hoy te enseñamos cómo montar y configurar una carcasa con discos duros desde cero.

Así funciona un NAS

¿Pero qué es un NAS? ¿Cómo funciona un NAS? La abreviatura significa Network Attached Storage (almacenamiento conectado a red). Se trata de un sistema de discos duros con un conector de red, un procesador integrado y un sistema operativo. Normalmente, los NAS incluyen una variante de Linux que gestiona la transferencia de datos y también su almacenamiento. En el siguiente vídeo, expertor de Wester Digital, te explican brevemente qué es un NAS:

Hay que tener en cuenta que, en lugar de conectarse al PC de casa, el NAS se enchufa al router y el acceso se realiza mediante el cable de red o de forma inalámbrica. Dos de los dispositivos de la prueba, incluso, se pueden usar sin cables: el NAS Shuttle y el Protonet, incorporan directamente un router WiFi.

protonet

Nas Protonet, 2.999 euros

Sistemas completos y también para montar

Como en los modelos probados, en la mayoría de los NAS hay dos discos duros. La ventaja de esto es que dispones de mucho más espacio de almacenamiento, o que puedes optar por emplear un disco como copia del otro.

Mientras, la mayoría de las carcasas NAS están diseñadas por fabricantes especializados. En este caso, a diferencia de los sistemas completos, has de montar tú mismo los discos duros y también formatearlos. De este modo, es posible poder utilizar discos más antiguos u optar por modelos más económicos de 2,5”.

Si compras discos modernos de 3,5”, lo mejor es que elijas modelos para NAS, como la serie Red de Western Digital o la serie VN de Seagate. Cuestan poco más y están diseñados para un uso continuado en un dispositivo de este tipo.

Western digital

Western  Digital, 295 euros

Instalación sencilla

Tanto el montaje de los discos como su puesta en marcha son procedimientos bastante sencillos, que normalmente se realizan con un asistente, desde un navegador. Las explicaciones breves, que se incluyen, suelen indicar cómo se tiene que acceder.

Por su parte, los NAS completos te lo ponen especialmente fácil: si únicamente quieres almacenar en ellos datos, basta con que crees una contraseña para tu cuenta de administrador. Desde ella, es posible gestionar toda la configuración del equipo.

Si varias personas comparten un NAS, el administrador debería crear una cuenta para cada una. De este modo, puedes determinar, por ejemplo, cuánto espacio puede utilizar cada una. El administrador, además, decide quién puede leer o escribir en cada carpeta e, incluso, si tiene permisos para verla o no.

Como elegir el disco duro para backups que necesitas

Acceso a los contenidos del NAS

Una vez que el NAS está instalado, aparece en el explorador de Windows, bajo el apartado Red. Un doble click… y ya puedes acceder a sus datos. Además, si haces un click con el botón derecho del ratón en una carpeta y seleccionas Conectar a unidad de red, te ahorras tener que escribir el nombre de usuario y la contraseña.

Los móviles y tablets acceden habitualmente al NAS mediante una app. Así, los fabricantes suelen ofrecer aplicaciones para dispositivos Android e iOS y, en ocasiones, hasta más de una (por ejemplo para poder reproducir fotografías o música). 

Los NAS de Buffalo, Synology y Western Digital también cuenta con apps para Windows Phone. Sólo Protonet Carlita no tiene apps para móviles. Por su parte, el streaming de vídeos a la tele (mediante tecnología DLNA) funciona con casi todos. Únicamente, Protonet y Thecus no están preparados. Y la mayoría de NAS también permite transferir música a receptores /amplificadores A/V.

 

Thecus

Thecus, 125 euros

La liebre y el caracol

¿Y qué tal la velocidad? En general se aplica la siguiente regla: por WiFi, los NAS sólo alcanzan la velocidad de un USB 2.0. Y, por cable, son un poco más lentos que una conexión de tipo USB 3.0. No hay que olvidar que la gestión de datos requiere su tiempo y que las conexiones de red (con una transferencia máxima de 1 Gbps) ya no son lo suficientemente rápidas para los discos duros modernos, ya que soportan una tasa máxima de unos 100 MB/s.

Los NAS más rápidos, como el Protonet, aprovechan esta velocidad casi por completo. En nuestra prueba, este dispositivo profesional, de 2.999 €, cargó cinco ficheros de vídeo, de 1 GB cada uno, en sólo 48 segundos. 

Por su parte, los modelos de NAS más económicos son también más lentos: así, el NAS más rápido de los correspondientes a carcasas vacías, el Synology DS214se, necesitó 61 segundos para esa misma tarea, y el NAS completo más rápido tardó 81. Además, algunos otros candidatos, requirieron bastante más tiempo. Por ejemplo, el Lenovo y el Medion tardaron algo más de 2 minutos en cargar esos vídeos.

Lenovo Nas

Lenovo, 190 euros

Todo esto lleva a pensar que, si quieres transferir grandes cantidades de datos desde un disco duro USB 3.0, lo mejor es que lo conectes directamente al puerto USB 3.0 del NAS, para que la transferencia sea más rápida. Si por el contrario el NAS sólo tiene un conector USB 2.0, es mejor que uses el cable de red.

Siempre encendidos

Los sistemas NAS consumen energía constantemente, ya que los datos deben estar disponibles en todo momento. Por esta razón, tiene bastante sentido que dispongan de una función de stand-by.

Nas Buffalo

Buffalo, 260 euros

Lamentablemente, Buffalo, Lenovo, Protonet y Thecus no ofrecen esta tecnología de ahorro, y el NAS de Medion sólo la activa al cabo de dos días. En cambio, el NAS de Western Digital consume sólo 9W en modo standby, y los de Zyxel y Shuttle se conforman con 6 o 7W.

¿Son silenciosos? En realidad, no lo son todos

Da igual si el NAS está en la oficina o en el dormitorio ya que, si está zumbando y crujiendo constantemente, llegará a molestar. Sin embargo, algunos dispositivos no tienen este problema. Por ejemplo, el D-Link y el Shuttle apenas se pueden oír, con 0,1 Sone, incluso en un entorno silencioso. El Medion, con 0,2 Sone, también es silencioso. En cambio, el Thecus genera 1,0 Sone.

Medion

Medion, 230 euros

Durante los procesos de acceso al disco, el NAS Protonet Carlita fue el más silencioso, con 0,35 Sone. Se podía oír, pero no resultaba para nada molesto con un uso continuado.  Por su parte, tanto el Western Digital como el Digital My Cloud Mirror, con 0,54 Sone, tampoco lo hacían. Los demás NAS se escuchan con claridad cuando trabajan, y el Thecus alcanzó algo más de 1,5 Sone mientras funcionaba.

Un NAS no sustituye a un backup

Si usas un NAS como almacén para fotos y vídeos, deberías emplear RAID 1 para asegurar que ambos discos contienen lo mismo. Así, si uno de los discos se avería, no supondrá un drama.

Pero esta función no te protege del borrado accidental o de la sobrescritura de los datos que puede acontecer por parte del usuario. Sólo los NAS de Buffalo, Synology y Western Digital disponen de una papelera desde la que recuperar los ficheros borrados.

SYNOLOGY

Synology, 135 euros

Así que, por precaución, es mejor realizar copias de seguridad regularmente. Cinco de los NAS probados ofrecen una función de backup automática. De todas ellas, la del Shuttle es la mejor: guarda automáticamente varias versiones del fichero y es fácil de manejar.

Una nube propia

El acceso al NAS también funciona por Internet cuando estás fuera. O, por lo menos, eso aseguran los fabricantes que anuncian sus unidades como ‘cloud privada’. Sin embargo, en la práctica, el procedimiento resultó bastante complicado.

Shuttle NAS

Shuttle, 155 euros

Además, si el acceso es a través de un Relay-Server, las transferencias suelen ser bastante lentas y, para ver vídeos sin tirones, la velocidad no siempre es suficiente. No obstante, a través de un servidor DDNS, suele ser más rápido, pero este tipo de conexiones es más difícil de instalar y es necesario acudir a un profesional. 

En la prueba, resultó molesto que, en muchos NAS, las funciones de seguridad estuvieran apagadas. Dos de los candidatos incluso transfirieron los datos sin cifrar por Internet. Sólo el caro Protonet Carlita ofrece una función cloud segura de fábrica.

Resumen

Para una red doméstica, es suficiente con un NAS económico. Si no lo quieres montar tú mismo, una opción es el ganador de los modelos completos, el WD My Cloud Mirror. Entre las carcasas vacías, destacó el D--Link, y una alternativa más barata pero más lenta, es el Zyxel.

Zyxel y DLink

Zyxe, 85 euros y D-Link, 120 euros

El caro Protonet Carlita sólo tiene sentido en grandes grupos de trabajo. Allí, su sencilla configuración y la gran velocidad de funcionamiento son una verdadera ventaja.