Monitores táctiles para Windows 8

Monitores táctiles para Windows 8

El sistema operativo Windows 8 combina su esencia tradicional de PC con una interfaz táctil al estilo de los tablet. Esto proporciona al usuario dos formas de interactuar con su equipo. Por un lado, puede trabajar con las apliaciones de siempre, en un entorno casi idéntico al de versiones anteriores de Windows. Por otro, mediante su interfaz Modern UI, ofrece un panel de acceso rápido a herramientas "sencillas", que son las apps para Windows 8 (similares a las de Android e iOS).

La idea no es mala, pero no está calando mucho en los usuarios, sobre todo en los que aún apuestan por los equipos de sobremesa. Y es que, para disfrutar de estas dos posibilidades en un PC "clasico", es preciso utilizar un monitor táctil. Hasta ahora, la oferta de este tipo de pantallas era escasa, ya que los fabricantes se habían decantado por el formato de los All in One, muchos de ellos con pantalla táctil integrada.

Finalmente, algunos de los fabricantes más destacados del sector, como Dell, HP, Acer y LG, entre otros, han presentado sus nuevas gamas de monitores táctiles, que ya se pueden comprar en las tiendas por un precio superior al de las pantallas convencionales. Pero, ¿Realmente merece la pena comprar uno de estos monitores para un equipo de sobremesa? ¿O las nuevas funciones de Windows 8 no compensan la inversión que hay que hacer?

Posibilidades táctiles de Windows 8

La interfaz Modern UI que tienen las dos últimas versiones de Windows (8 y 8.1) es un un mosaico que muestra las apps instaladas en forma de cuadros dinámicos. Algunos son útiles, como los de correo, contactos y redes sociales, ya que muestran las últimas actualizaciones de tus contactos, entre otras cosas. Esto permite acceder con mayor rapidez y facilidad a estos contenidos, ya que no es necesario entrar en el escritorio, abrir el navegador o el gestor de correo, iniciar sesión, etc. Pero no es lo único que ofrecen, ya que algunas de las apps para Windows 8 están muy logradas, y pensadas especialmente para una interfaz táctil.

Funcionamiento de los monitores táctiles

Destacan especialmente las apps de dibujo y pintura, pero también hay algunas para crear música, editar fotos y vídeos, y un buen número de juegos. Aunque todas estas apps se pueden usar con el teclado y el ratón sin problemas, la gracia está en usarlas con una pantalla táctil. Puedes pensar que para eso ya están los tablets, pero estos no tienen una pantalla muy grande, y para muchos usos se agradece tener una "pizarra" de más de 20 pulgadas.

Y los monitores táctiles actuales pueden satisfacer perfectamente estas necesidades, ya que se pueden comprar en tamaños de 23" e, incluso, más grandes. La mayoría tienen la misma tecnología táctil capacitiva que los smartphones y los tablets, que es bastante precisa. Pero existen otros, como el último modelo de HP, que emplean tecnología óptica (por infrarrojos).

Pantalla táctil óptica en un ordenador All in One

Este sistema, que detecta los dedos en cuanto se acercan a la superficie de la pantalla, se lleva utilizando varios años en algunos ordenadores All in One de esta y otras marcas. Su ventaja es que, al no tener que tocar la pantalla, esta se ensucia mucho menos. Además, no es necesario usar los dedos o un puntero especial, ya que reconoce cualquier objeto que se aproxime al panel.

Buena calidad de imagen, pero sin lujos

Lo principal en estos periféricos es que estén bien adaptados a las necesidades de su público objetivo, que son los usuarios con equipos de sobremesa actualizados (o pendientes de actualizar) a Windows 8. Y, en su mayoría, son personas que tienen las típicas necesidades caseras, que son navegar, jugar, ver vídeos y películas en alta definición. Por eso, todos los monitores táctiles que se están lanzando actualmente incluyen resolución Full HD en un tamaño de 23", que es uno de los estándares más extendidos actualmente.

Aunque se nota que los fabricantes tiene cierto "miedo" de apostar por este nicho de mercado, y no han puesto aún toda la carne en el asador a la hora de dotarlos de la mejor calidad de imagen, algo que sí ofrecen en muchos modelos convencionales. Y eso que las pantallas LED táctiles han experimentado importantísimos avances en los últimos años, gracias a los smartphones y los tablet. De hecho, algunos de estos dispositivos tienen una calidad de imagen y una resolución verdaderamente increíbles. En cualquier caso, todos los monitores táctiles que hemos probado hasta ahora tiene una calidad de imagen media. Como ejemplo, puedes ver estas dos imágenes, que representan el patrón de la distribución de la luminosidad que se consigue con su sistema de retroiluminación (corresponden a dos modelos que hemos probado en nuesrta última comparativa). Como puedes ver ninguno es perfecto, aunque el que aparece a la izquierda ofrece resultados bastante buenos.

Distribución de la claridad en monitores táctiles

De todas formas, las marcas que apuestan por este nuevo formato de monitores se han esforzado en el apartado de diseño, consiguiendo un aspecto muy moderno y muchos de ellos con bueno materiales y acabados.

Diseño monitor tactil Dell P2314T

Esperamos que no se estanque este nuevo e incierto mercado, y que en 2014 podamos ver modelos realmente buenos en todos los sentidos. Por ahora, debemos conformarnos con pagar un precio relativamente elevado por pantallas de gama media.

Herramienta de trabajo y de ocio

Los monitores táctiles de última generación ofecen nuevas e interesantes posibilidades, tanto en el entorno doméstico como en el trabajo. Con el grado de precisión que ofrecen se pueden usar para dibujar, retocar fotos y escribir a mano, con resultados bastante buenos. Además, muchos aceptan comandos gestuales que se pueden personalizar para adecuarlos a los gustos y necesidades de los usuarios. 

Comandos gestuales en monitores táctiles

En general, los modelos que hemos probado son de consumo, es decir, que no ofrecen las elevadas prestaciones necesarias en los entornos profesionales más exigentes. Si esto es lo que necesitas, es mejor que inviertas en un monitor táctil más profesional.

Ergonomía de los monitores táctiles

Este factor siempre ha sido muy importante en los monitores, sobre todo desde la aparición de las pantallas planas, que permitieron la isntalación de pies móviles y regulables en altura e inclinación. De hecho, en nuestras comparativas valoramos muy positivamente este aspecto. En el caso de los monitores táctiles, la ergonomía adquiere una mayor importancia, ya que trabajar con la interfaz táctil con el brazo extendido puede ocasionar molestias, sobre todo tras un uso prolongado. Por eso, es fundamental que se pueda colocar casi tumbado, algo que agradecerás (y tus hijos también) a la hora de dibujar o escribir directamente sobre la pantalla. Además, al ser monitores de escritorio, deberían mantener las mismas capacidades móviles de los monitores convencionales, ya que también deben ser cómodos de usar para trabajar con el ordenador.

Inclinación en monitores táctiles

De momento, los modelos que hemos probado no terminan de cumplir con la ergonomía necesaria en estos dos ámbitos. La mayoría no tiene pie giratorio ni se puede elevar para ajustar su altura a la adecuada para cada usuario. Por eso, según sea tu escritorio, el monitor puede quedar demasiado alto o bajo con respecto a tus ojos. En cuanto a la inclinación, casi todos se pueden tumbar lo suficiente para que resulten más cómodos de usar. Aunque, como siguen teniendo un pie robusto, no se pueden colocar en posición totalemente horizontal.

Conectividad imprescindible

En este aspecto, la mayoría de monitores táctiles están muy bien preparados. Todos, o casi todos, disponen de entradas de vídeo digitales DVI y HDMI (algunos también tienen Display Port). Muchos también tienen conexión VGA, que es analógica, pero sólo es necesaria para equipos antiguos. Salvo alguna excepción, todos tienen altavoces integrados, con la consiguiente entrada de audio minijack por si no usas HDMI. Algunos, incluso, tienen salida para cascos.

Conectividad de los monitores táctiles

Para que el sistema táctil se comunique con el ordenador, estas pantallas necesitan una toma USB que se conecte al equipo. Y algunos fabricantes, aprovechando esta exigencia tecnológica, han instalado un USB 3.0, que les ha permitido incluir un práctico Hub USB para periféricos. Estas tomas se pueden aprovechar para conectar el teclado y el ratón, o para cargar dispositivos portátiles con comodidad.

Mejora la precisión táctil

La tecnología capacitiva de estos monitores es bastante precisa en general, pero si quieres dibujar, escribir a mano o retocar fotos usando la pantalla táctil, te vendrá bien más exactitud. 

Lápiz digital para monitores táctiles Wacom Bamboo Stylus Solo

Esto puedes conseguirlo con lápices digitales como estos, de la marca Wacom, que te permitirán afinar tu puntería para conseguir los mejores resultados. Además, son una buena herramienta de dibujo para niños de todas las edades.

Si los normales había que limpiarlos...

...los monitores táctiles aún más. Y es que, por mucha cobertura oleófuga que puedan tener, nada los libra de la suciedad que acumulan por tocar su pantalla. Esto es un inconveniente insalvable en los paneles capacitivos, y que se puede reducir en los que emplean tecnología infrarroja para detectar los dedos antes de que rocen la pantalla. En cualquier caso, conviene tener siempre a mano un kit de limpieza adecuado para esta superficie. 

Kit de limpieza para monitores táctiles

 

Existen muchos productos para limpiar cristal convencional pero, a la larga, pueden dañar las pantallas táctiles. Por eso, recomendamos adquirir un kit de limpieza específico para pantallas, a poder ser uno de calidad. Al fin y al cabo, si compras un producto inadecuado te juegas la vida útil de un periférico imprescindible para usar tu ordenador, y que cuesta un dinero. El kit que puedes ver sobre estas líneas es una muy buena opción, aunque no es de los más baratos.

Monitores táctiles a examen 

En Computer Hoy hemos probado cinco modelos de los más actuales, y nos han parecido bastante buenos. Puedes ver los resultados generales de nuestras pruebas (valorados de 1 a 10) a continuación:

Marca y modelo Acer T232HLHP Pavilion 23TMDell 23 Touch Monitor P2314TLG 23ET83Hanns-G HT231HPB
Foto del monitor
Página oficial Acer T232HL
Página oficial de HP Pavilion 23TM
Página oficial de Dell Touch Monitor P2314T
Página oficial de LG 23ET83
Página oficial de Hanns-G HT231HPB
Calidad de imagen7,406,646,016,445,74
Características técnicas8,466,747,986,337,15
Ergonomía3,643,643,642,733,64
Consumo eléctrico9,089,4010,009,529,68
Nota7,166,436,406,096,07
Precio409,00 euros349,00 euros357,19 euros489,00 euros249,00 euros

Si quieres todos los detalles de las pruebas que hemos realizado, puedes encontrarlos en el número 395 de la revista Computer Hoy.

Como puedes ver, los precios de estos monitores táctiles, en su mayoría, duplican a sus homólogos no táctiles, lo que supone un desembolso importante para la mayoría, y que no parece del todo justificado. Por mi parte, opino que hay situaciones para las que sí merece la pena hacer esta inversión. Por ejemplo, si tienes hijos y quieres montar un PC de sobremesa en casa para que lo use toda la familia. Con un monitor táctil como este podrás trabajar con tu PC y, si los niños quieren jugar, tendrán una pantalla táctil que, incluso, podrán compartir. También puede ser útil para gestionar la colección multimedia, si empleas un software capaz de reconocer comandos gestuales, o cuya interfaz esté pensada para una interfaz táctil. Así, puedes centralizar el control de tu colección multimedia con una interfaz táctil, que puede resultar más cómoda de usar.