RoboGlove, el guante de la NASA que multiplica la fuerza de agarre

guante robotico nasa

General Motors, la NASA y Bioservo Technologies AB, una compañía sueca de tecnología médica, desarrollaron hace unos años el RoboGlove, un guante robótico cuyo uso estaba originariamente pensado para los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Fue fabricado con la finalidad de ayudar a facilitar las reparaciones en el espacio, ya que tiene la capacidad de dar fuerza adicional a cualquier individuo que lo lleve puesto.

Aunque no estaba planteado para su utilización en la Tierra, teniendo en cuenta sus cualidades, han pensado que también sería interesante su uso en nuestro planeta para diferentes tipos de aplicaciones, como el cuidado de la salud, la manufactura y fabricación, así como otras aplicaciones industriales.

RoboGlove está diseñado para optimizar la fuerza del usuario y darle una potencia adicional. El dispositivo está equipado con diversos sensores, actuadores y tendones que imitan los músculos, nervios y tendones presentes en la mano humana.

Su funcionamiento es el siguiente: cada uno de los dedos dispone de sensores de presión, y cuando estos detectan que el usuario está agarrando algo los tendones sintéticos se retraen, añadiendo una importante fuerza adicional para que la tarea sea más liviana para el individuo. 

Guante NASA

De acuerdo con los datos de la NASA, si para llevar a cabo una tarea con una herramienta se requiere una presión de entre 7 y 9 kb, el guante robótico puede reducirla para que solo tengan que aplicar una fuerza de entre 2,3 y 4,5 kg. 

Este guante reduce los temblores del Parkinson casi un 90%

General Motors está preparando una versión adaptada de RoboGlove para sus plantas de producción de automóviles. Si las pruebas tienen éxito, será la primera empresa en utilizar un dispositivo de estas características para facilitar la producción. Por su parte, Bioservo Technologies va a optimizar el guante para su aplicación en el ámbito de la sanidad.