Utilizan impresoras 3D para fabricar vasos sanguíneos

Vasos sanguíneos impresos en 3D

Hace tiempo que se habla de la posibilidad de imprimir vasos sanguíneos, pero ha sido difícil fabricar un tejido que se adapte a las complejas formas del cuerpo humano y que siga siendo eficaz.

Sin embargo, un equipo del Brigham and Women's Hospital podría haber resuelto el problema.

Usando una nueva técnica que permite la ejecución de diseños intrincados pero capaces, los investigadores consiguieron imprimir en 3D vasos sanguíneos viables.

El novedoso proceso empieza con la impresión de fibras de agarosa (una molécula a base de azúcar) para que sirvan de plantillas para los vasos. Éstas son, entonces, cubiertas con un hidrogel gelatinoso para formar una especie de escayola o molde.

Dado que la agarosa es robusta, los científicos pueden tirar de ella para abrir los canales sin dañar ninguna célula en el interior del gel.

"Esto evita tener que disolver estas capas de plantilla, que puede no ser tan bueno para las células atrapadas en el gel," explicó Ali Khademhosseini, investigador principal, en un comunicado.

Bio-bots en forma de espermatozoide, ¿futuro de la medicina?

De esta manera, los conductos resultantes son más eficientes en el transporte de líquidos, actuando como vasos sanguíneos normales.

Pero esto no quiere decir que pronto podremos ordenar vasos sanguíneos a nuestro antojo. Todavía hay un largo camino por recorrer antes de que estos conductos artificiales puedan implantarse debajo de la piel.

Sin embargo, con el tiempo, este avance podría conducir a la fabricación de tejidos trasplantables hechos "a la medida" de cada paciente, o ser utilizados fuera del cuerpo para desarrollar medicinas y tratamientos que sean seguros y efectivos.