Skip to main content

Europa se cansa del caos con los avisos de cookies en las webs y publica pautas de uso responsable

Unión Europea

07/05/2020 - 13:36

La política de cookies que estableció en 2018 la Unión Europea no es muy concreta. Esto ha dado lugar a que muchas páginas y compañías apliquen esa normativa como mejor les ha parecido y se ha creado cierto caos que perjudica los derechos de los usuarios de internet. 

Según la página que visites te encontrarás con un mensaje diferente. Cada web explica esta política de consentimiento a su manera, textos que pueden llegar a ser confusos. En otro casos, se abusa del desconocimiento ni siquiera se le permite al usuario acceder al contenido a menos que acepte el uso de sus datos. La UE se ha hartado de tanto lío y ha redactado una serie de pautas para homogeneizar su uso. 

Antes que nada debemos recordar que una cookie es un archivo de información que el servidor de un sitio web envía al dispositivo digital, ya sea ordenador, smartphone o tablet de quien accede a la página para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho terminal.

Es decir, que si aceptamos la página podrá ver qué otros sitios hemos visitado para saber nuestros intereses y así ofrecer un servicio más personal como publicidad. De ahí que nos salgan anuncios de un producto que hemos estado consultando antes en otras webs. Lo importante es que tengamos claro que si no queremos no tenemos porque aceptar rastreen nuestra navegación. 

Para que todos los avisos sean iguales y la mayoría de páginas se adhieran a un mismo patrón, la UE ha especificado qué opciones están prohibidas, esos malos hábitos que tienen algunas empresas. Uno de ellos se conoce como "muro de cookies" consiste en no dejar acceder al contenido a menos que se acepte el uso de cookies por parte de la web. Para la UE, esto "no constituye un consentimiento válido" ya que el usuario "no tiene una opción genuina".

Otro engaño muy común es ese en el que se da por aceptado el consentimiento simplemente por haber interactuado con la web. Hacer scroll ya supone para muchas páginas la aceptación para usar las cookies, pero la UE advierte que esta interpretación es absurda y está prohibida. 

El principal problema al que se presenta la Unión Europea es la forma de hacer que se respete esta regulación que se enmarca dentro de la ley de protección de datos GDPR. Son los estados miembro los que deben hacer que se cumpla esa ley aprobada en el Parlamento Europeo y la realidad es que es una de las normativas más ignoradas en este territorio. 

Un estudio de principios de 2020 asegura que sólo un 11% de los mecanismos de consentimiento de cookies cumplen con lo establecido por la UE. Es, en definitiva, una batalla de muchos años que apenas ha comenzado a librarse, pero que muy necesaria para convertir internet en un lugar más respetuoso con la privacidad y los datos de los usuarios.