Alemania y Francia proyectan una Internet europea, sin USA

Francia y Alemania pacta la creación de una Internet europea que no pase por Estados Unidos

Cuando Edward Snowden, ahora candidato a Premio Nobel de la Paz, extrajo los papeles de la NSA para dar a conocer al mundo el espionaje masivo de Estados Unidos y otros países anglosajones, seguro que ya sabía el revuelo que iba a causar.

Pero quizá no calculó la revolución que podría provocar: el fin de Internet tal como hoy la conocemos (es decir, una red controlada por Estados Unidos), para dar paso a redes continentales, o incluso nacionales, en donde el tráfico local no pase por Estados Unidos.

Edward Snowden usó una araña web para vaciar la NSA

Según informa la agencia Reuters, la canciller de Alemania Angela Merkel ha reconocido que va a hablar con el presidente francés Francois Hollande para construir una red de comunicaciones europea (una Internet europea) en donde los emails y otros datos de los ciudadanos europeos no pasen por Estados Unidos.

Angela Merkel ha afirmado que desaprueba que compañías como Google o Facebook basen sus operaciones en países con bajos niveles de protección de datos, en clara alusión a Estados Unidos, mientras hacen negocios en países con una gran protección de los datos, como Alemania.

"Hablaremos con Francia sobre cómo mantener una alta protección de nuestros datos", ha dicho Merkel. "Hablaremos con los proveedores europeos que ofrecen seguridad a nuestros ciudadanos, para que no tengamos que enviar nuestros emails y otra información a través del Atlántico. En su lugar, construiremos una red de comunicaciones dentro de Europa".

Un portavoz del gobierno francés ha confirmado que se han iniciado conversaciones sobre el tema, y que Francia está de acuerdo con esta propuesta germana.

Alemania es un país especialmente sensible con el espionaje, pues durante décadas sus ciudadanos fueron espiados tanto por los agentes de Hitler como, durante la Guerra Fría, por los gobiernos de las dos alemanias.

El espionaje masivo de Estados Unidos a Alemania, incluido el pinchazo telefónico durante años a la mismísima Angela Merkel, ha causado un malestar enorme.

Internet nació como una red militar estadounidense, y su infraestructura se basa en ordenadores situados en Estados Unidos, que gestionan las direcciones IP, regulando el tráfico de la Red. Además, los principales servicios de Internet, como Google, Facebook o Microsoft tienen sus sedes en USA, y todo el tráfico de sus usuarios mundiales pasa por servidores situados en el país, bajo la atenta mirada de la NSA.

La creación de una Internet Europea es factible, y podría usarse para gestionar el tráfico dentro de Europa, obligando a Google, Facebook y otras compañías a guardar los datos europeos en servidores ubicados en la Unión Europea. Esta red de comunicaciones europea enlazaría con la Internet global cuando se establezcan comunicaciones internacionales.

Sin embargo, requerirá una monumental inversión económica, una dura negociación con los gigantes de Internet, y un consenso con Estados Unidos para cambiar la propia infraestructura de la Red de Redes.

¿Factible? Sí. ¿Complicado? Mucho...