Skip to main content

El creador de Dogecoin lo confirma: es una burbuja

La burbuja del Bitcoin, según el creador de Dogecoin.

22/01/2018 - 10:14

La subida del precio del Bitcoin y otras monedas alternativas puede estar poniendo en peligro su fin último: la descentralización de los movimientos económicos. Esta reflexión no es propia, sino que pertenece al creador de una de las monedas virtuales que más han crecido últimamente, el Dogecoin.

Jackson Palmer, Product Manager en Adobe, fue quien fundó Dogecoin, una criptomoneda parecida al Bitcoin en funcionamiento pero con una intención puramente humorística. Con un famoso perro convertido en meme en ella, su objetivo no era promover la especulación financiera con monedas virtuales, pero así ha sido.

Estas son las mejores webs para comprar Bitcoins de forma segura

Según Palmer, tanto el BTC como otras monedas virtuales tenían un objetivo claro desde el principio: promover la privacidad en las operaciones bancarias y alejarlas de los tentáculos de los bancos centrales de todo el mundo, algo que ha pasado rápidamente a un segundo plano. La subida del valor de las criptomonedas lo han convertido en un objeto de inversión más, como el oro o las materias primas.

Esto hace que veamos subidas importantes en criptomonedas alternativas al Bitcoin fuertemente centralizadas. Palmer cita como ejemplo Ripple, una moneda apoyada con instituciones bancarias, no por la comunidad de usuarios. Según el creador del Dogecoin, a la gente ya le da igual si las monedas apoyan el Blockchain y otras tecnologías innovadoras, pues su único objetivo es ganar dinero.

En un ejercicio de honestidad, Palmer ha publicado un comunicado en su cuenta de Twitter. En él hacer afirmaciones reveladoras, como por ejemplo decir que "dice mucho del estado actual del mercado de criptomonedas que una con la cara de un perro en ella y que no se ha actualizado en dos años haya alcanzado una capitalización de más de 1.000 millones de dólares". En el tuit habla de burbuja sin tapujos.

El ejemplo concreto es el Dogecoin, cuyo valor se ha disparado como refugio para aquellos que quieren invertir en monedas virtuales pero no lo hacen en el BTC. No es la única moneda cuya cotización se ha disparado gracias a la entrada de nuevos inversores, que meten sus ahorros en valores que no entienden y cuyo crecimiento a medio plazo no está ni mucho menos garantizado, los indicios de una burbuja en toda regla.