Demandan a Twitter por leer los mensajes directos privados

Demandan a Twitter por leer los mensajes directos privados

Twitter se enfrenta a una demanda en Estados Unidos por leer y modificar los mensajes directos que se envían entre sí los usuarios de la popular plataforma de microblogging.

La privacidad total no existe en Internet, pero algunos servicios navegan por los límites de un derecho muy frágil en la era digital: interceptar los correos ordinarios es un delito en casi todo el mundo, pero no está tan claro que suceda lo mismo en la red.

Una demanda presentada contra Twitter en Estados Unidos asegura que la popular red social está “sistemáticamente interceptando, leyendo y alterando mensajes" sin conocimiento ni consentimiento alguno de los usuarios.

Las contraseñas largas y complejas no son más seguras

¿Lee Twitter los mensajes directos? El texto de la denuncia presentada esta semana en un juzgado de San Francisco especifica que, por ejemplo, Twitter escanea los mensajes directos que se envían los usuarios y reemplaza las direcciones web (URLs) enviadas mediante un acortador.

Ese cambio, siempre según la empresa especializada en derecho a privacidad Edelson PC, busca posicionar a Twitter como el origen de las visitas a dichos enlaces para conseguir así más ingresos por publicidad.

La demanda aspira a conseguir el estatus de causa colectiva (class action), una figura presente en la justicia estadounidense que coloca como víctimas no solo a los demandantes sino a todo un colectivo, centralizando las reclamaciones contra una gran organización.

“Creemos que esas afirmaciones no tienen fundamento y tenemos la intención de luchar contra ellas", ha respondido Twitter en declaraciones a USA Today.

El negocio de robar el WiFi al vecino

Técnicamente, la demanda es similar a la presentada en 2013 contra Google Gmail por leer los correos de los usuarios para ofrecer anuncios personalizados, segmentados según el tipo de mensajes recibidos y marcados como spam.

De cualquier manera, la denuncia contra Twitter por leer los mensajes directos de los usuarios tiene pocos visos de prosperar. Primero porque todo el trabajo lo realiza un algoritmo equiparable a un corrector ortográfico y, además, porque no representa un daño tangible hacia los usuarios.

[Fuente: USA Today