Google recibe 12.000 peticiones de olvido, 12% de pedófilos

Google recibe 12.000 peticiones de derecho al olvido en un día, el 12% de pedófilos.

La polémica está servida. Google y otros buscadores tiene en sus manos una patata caliente que no sólo supone un trabajo inmenso, sino que además no saben cómo cocinarla. No disponen de los conocimientos legales necesarios para quitársela de encima.

Porque una cosa es lo que dice una sentencia de un tribunal, y otra muy diferente, cómo ponerla en práctica.

Todo comenzó hace unos años, cuando un ciudadano español pidió a Google que eliminará datos en su buscador relativos a un embargo que ya se había solucionado. Google se negó, alegando que su buscador es sólo una herramienta, los datos que indexa son propiedad de las páginas web, y ellas son las responsables de borrar (o no) lo que crean oportuno.

Pero el pasado 13 de mayo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dió la razón al internauta, priorizando el Derecho al Olvido. Los buscadores están obligados a borrar datos si se lo piden y no son relevantes, ni de interés público, ni se consideran de actualidad. 

El problema es que resulta muy complicado determinar qué información es o no relevante, o si es o no de interés público.

Ya puedes pedir a Google que elimine enlaces personales

Ayer mismo, apenas 15 días después de conocerse la sentencia, Google colgó online el formulario para pedir que borren de los resultados del buscador datos personales.

En sólo un día ha recibido nada menos que 12.000 peticiones de olvido.

Según cuenta el Daily Mail, de esas 12.000 peticiones, el 30% están relacionadas con fraudes, el 20% con arrestos o condenas, y el 12% con pedófilos.

Google no sólo se enfrenta a un trabajo inmenso, al tener que estudiar las peticiones una a una y decidir al respecto, sino que tal como ella misma ha reconocido, no se siente capacitada para juzgar cuando una petición de olvido es no apta para ser borrada.

La próxima semana, representantes de las 28 agencias de protección de datos de la Unión Europea se reunirán durante dos días para fijar las directrices que ayuden a los buscadores a determinar cuándo una petición debe atenderse, y cuándo no.

Mientras, Google ha formado un comité de siete sabios para evaluar cómo va actuar. Entre ellos se encuentran Eric Schmidt, ex-presidente de Google, Jimmy Wales, fundador de la Wikipedia, y José Luis Piñar, director de la Agencia Española de Protección de Datos.