Project Loon: Google transmite Internet desde globos

Project Loon: Google usa globos para transmitir Internet

Project Loon es el último moonshot de Google, una idea audaz para llevar Internet a todos los rincones del planeta utilizando globos de helio.

Conectarse a Internet es una operación sencilla y relativamente barata... si vives en una ciudad de un país desarrollado. En la actualidad, dos de cada tres personas en el mundo no pueden acceder a una conexión rápida a Internet, o lo hacen a precios prohibitivos que en muchos casos representa el sueldo de un mes. Las dificultad para llevar Internet a toda la población del planeta es inmensa, debido a la enorme cantidad de obstáculos que hay que sortear: junglas, archipiélagos, montañas... El moonshoot de Google consisten en superar todas las barreras utilizando la estratosfera. Se llama moonshot a una combinación de un gran problema, una solución audaz que roza la ciencia-ficción, y última tecnología para llevarla a cabo. Así es Project Loon.

La idea de Google, que en estos momentos se encuentra en fase de experimentación, consiste en colocar una red de globos de helio de 15 metros de diámetro en la estratosfera, a 20 kilómetros de altura. Estos globos, alimentados con energía solar, disponen de un transmisor capaz de transmitir Internet en un área de 1250 kilómetros cuadrados. Un pequeño receptor situado en el tejado de una casa sería el único requisito para recibir Internet desde el cielo. No es la primera vez que se intenta llevar Internet al espacio, ni que se experimenta con globos, pero pasados intentos se esforzaban por utilizar motores para mantenerlos fijos en una posición. La idea revolucionaria de Project Loon consiste en dejar los globos a merced de los vientos de la estratosfera, aunque dispondrán de un control básico para regular su altura. Controlar esa red de globos que se mueve continuamente alrededor de la Tierra utilizando unos vientos variables es una tarea muy compleja que Google está tratando de calibrar. Si su sistema fuese factible, podría implantarse a un coste relativamente bajo, y aseguraría el acceso a Internet a personas que viven en zonas remotas o con complicaciones geográficas.