Web de Angry Birds hackeada, cambia a Spying Birds

La web de Angry Birds, hackeada. Durante unos minutos se llamó Spying Birds

Si esta mañana has entrado en la web de Angry Birds y has visto que ha sido rebautizada con el nombre de Spying Birds, mientras el bueno de Red lucía el logo de la agencia de espionaje de la NSA, no te asustes. No es que Rovio haya lanzado un nuevo juego. Todo se debía al rutinario hackeo de turno para protestar por las últimas noticias relativas al espionaje de las agencias gubernamentales.

En efecto, hace un par de días se filtraron nuevos papeles de Edward Snowden. Entre otras sorprendentes revelaciones, mostraban cómo la NSA y la agencia de espionaje británica habían utilizado juegos como Angry Birds para espiar a sus jugadores.

Al parecer, los espías de dichos gobiernos usan este tipo de apps para recopilar datos como nombres, sexo, edad o ubicación, que luego cruzan con otros datos extraídos de otros lugares, a través de su inmensa base de datos, para obtener la ficha completa de cualquier persona.

La NSA se defendió argumentando que ellos "no espían a americanos de a pie" ni a "ciudadanos extranjeros inocentes". Quizá sea cierto, pero sí recopilan sus datos y los guardan, por si algún día los necesitan... A efectos prácticos, eso es espiar...

Ayer mismo Rovio, compañía creadora de Angry Birds, lanzó un comunicado en donde aseguran que "no colaboramos con las agencias de espionaje" y "no hemos dado permiso a las agencias de espionaje para que usen nuestros datos privados".

La web de la NSA, un día caída. ¿Comienza la ciberguerra?

Hace unas horas, según vemos en The Register, la web de Angry Birds fue hackeada durante unos minutos, en donde se redirigió a otros servidores que mostraban una imagen del juego con el nombre cambiado a Spying Birds, mientras el pájaro rojo lucía en la frente el emblema de la NSA. La web zone-h pudo hacer una captura, que puedes ver en la foto de apertura de la noticia.

Al parecer se ha tratado de un sencillo ataque DNS que, según un directivo de Rovio, se arregló en unos minutos, y no puso en riesgo la información privada de los usuarios.