Skip to main content

3.000 personas quedan para jugar al escondite en un Ikea, la policia tiene que intervenir

Interior de un Ikea

13/09/2019 - 16:00

La gente se aburre mucho y es cada vez más inmadura. Así que cuando a alguien se le ocurre en Facebook jugar al escondite en Ikea, por aquello de pasar la tarde, se apuntan 3.000 personas. Y al final tiene que intervenir la policía, que debe desviar recursos y personal porque alguien en Facebook no tiene nada mejor que hacer.

Según cuenta Business Insider, es lo que ocurrió el pasado 31 de agosto en Glasgow (Escocia). Más de 3.000 personas se apuntaron en una quedada en Facebook para jugar al escondite en el Ikea que hay en Braehead, a las 3 de la tarde, con la idea de organizar "el juego del escondite más grande de Glasgow".

Parece que la moda de organizar quedadas masivas en Facebook vuelve con fuerza tras la repercusión que ha tenido el Asalto al Area 51, que finalmente fue cancelado.

El evento de Glasgow no llevó a culminarse porque alguien avisó a la policia, que se presentó allí para evitar incidentes. Varias personas que habían acudido a la quedada antes de la hora con la única intención de jugar al escondite, fueron expulsadas de la tienda.

La policía estuvo patrullando los alrededores del recinto comercial hasta las 8 de la tarde, para persuadir a la gente de que los Ikea no son sitios para jugar a juegos infantiles.

La filial de Ikea en Escocia publicó un comunicado sobre la quedada: "Aunque apreciamos que muchos consideren que jugar en nuestras tiendas sería divertido, no podemos permitir que tenga lugar este tipo de actividad, ya que necesitamos garantizar un ambiente seguro y una experiencia de compra tranquila para nuestros clientes", explicó a la prensa Robb Cooper, gerente de la tienda de Ikea de Glasgow.

Organizar quedadas en Facebook para jugar al escondite en Ikea ni siquiera es una idea nueva. Ya se organizó una en 2015 en Bélgica, que también terminó con la intervención de la policía.

En España se han detectado algunos mensajes en Twitter para hacer lo mismo en el IKEA de Vallecas, pero no se ha llegado a materializar.