Skip to main content

El ave más peligrosa del mundo tiene unas garras letales

Casuario

Getty Images

29/05/2020 - 06:45

El casuario es el ave más peligrosa del mundo, según los expertos. Se trata de un ave de gran tamaño, vivos colores en el cuello y la cabeza, y unas garras letales.

Aunque la mayoría de las aves son completamente inofensivas para los seres humanos, hay diversas especies que, si las molestamos, pueden causarnos problemas. Nos referimos a las que tienen un tamaño considerable, afilados picos o fuertes garras, que los pueden utilizar en caso de que se vean amenazadas.

De todas ellas, el casuario es el ave más peligrosa del mundo, según los expertos. Se trata de un animal espectacular y majestuoso que destaca por su apariencia que recuerda a la de los dinosaurios, sus colores muy vivos en la cabeza y el cuello y su gran tamaño.

El hábitat natural de casuario se encuentra en los bosques de Nueva Guinea, Australia e Indonesia. Los ejemplares adultos pueden llegar a alcanzar una longitud de dos metros y pesar más de 75 kg, por lo que se trata de la tercera ave más grande del mundo, tras el avestruz y el emú.

Como puedes ver en las imágenes, sus colores resultan de lo más llamativos. Tiene la cabeza de color azul turquesa y en el cuello presenta zonas rosas, rojizas o anaranjadas. Sobre la cabeza tiene un casco en forma de cuerno, y su pico mide entre 10 y 20 cm. El plumaje del cuerpo es de color negro brillante en los adultos, mientras que los jóvenes tienen las plumas marrones con rayas blancas longitudinales.

Dadas sus dimensiones, el casuario no puede volar, pero es capaz de correr a una velocidad muy rápida y tiene mucha fuerza. Una de sus características distintivas es la que lo convierte en el pájaro más peligroso del mundo: tiene unas enormes garras que pueden llegar a medir 10 cm.

Garra de casuario

Getty Images

Las patas de este animal se componen de tres dedos anchos y fuertes provistos de uñas afiladas. Una de ellas es más larga que el resto, tiene forma de daga y puede infligir graves heridas en caso de ataque.

De hecho, el año pasado murió un hombre en Florida (Estados Unidos) a causa del ataque de un casuario que tenía en cautividad. No obstante, esto no es habitual, ya que en su hábitat natural no se cruzan con seres humanos y además no atacan a no ser que se vean amenazados.