Skip to main content

Un casco inflable protege mejor a los ciclista de la conmoción cerebral

casco inflable ciclistas

04/10/2016 - 17:55

La Universidad de Stanford ha demostrado que los casos inflables son más eficaces que los tradicionales para proteger a los ciclistas de conmociones cerebrales.

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha demostrado que los casos inflables para ciclistas resultan ser más eficaces y seguros para proteger contra conmociones cerebrales que los modelos tradicionales. 

En el ciclismo, las caídas son muy peligrosas, especialmente por el elevado riesgo de sufrir un golpe fuerte en la cabeza. No es vano, es uno de los deportes en los que se registra una de las tasas de conmoción cerebral más altas. 

La conmoción cerebral es una lesión traumática del cerebro como consecuencia de un golpe en la cabeza. Sus síntomas incluyen dolores de cabeza intensos, confusión mental y la pérdida de conocimiento durante un corto período de tiempo. 

En la actualidad, aunque los cascos han evolucionado en cuanto a la tecnología que integran, el procedimiento de protección de la cabeza no ha cambiado mucho a lo largo de los años. "Los casos de bicicleta fabricados con espuma pueden reducir la probabilidad de fractura de cráneo y otras lesiones cerebrales graves", explica el líder de la investigación David Camarillo. "Sin embargo, creo que muchos consideran erróneamente que también pueden proteger contra una conmoción cerebral, y eso no es cierto". 

El equipo de Camarillo ha querido encontrar un método más eficaz para proteger mejor a los ciclistas de los impactos en la cabeza, y se les ocurrió la idea de probar un modelo de casco de aire llamado Hövding que está disponible en algunos países desde hace algunos años. El casco inflable se lleva alrededor cuello y va plegado como si fuese una bufanda. En caso de detectar una caída, se infla rápidamente y se abre como un airbag, protegiendo la cabeza del piloto.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores pusieron el casco de aire a una cabeza de maniquí equipada con acelerómetros y efectuaron pruebas de caída, lo que demostró que el Hövding reduce la aceleración lineal del impacto, un factor determinante en el riesgo de sufrir una fractura de cráneo y otras lesiones cerebrales graves. 

Coros LINX, un casco de ciclismo inteligente con bluetooth

Ahora, el equipo tiene previsto realizar más pruebas para ver si los cascos inflables protegen mejor contra la contorsión del tejido blando del cerebro, que se cree que es una de las principales causas de conmoción. 

Ver ahora: