Skip to main content

Un chip para hacer pruebas de enfermedades a bajo coste

Un chip para hacer pruebas de enfermedades a bajo coste

14/09/2015 - 15:25

Ingenieros de la Universidad Rutgers han desarrollado un chip con las funciones de un laboratorio para hacer pruebas sofisticadas de enfermedades a bajo coste.

Un grupo de ingenieros de la Universidad Rutgers en Nueva Jersey (EE.UU.) ha desarrollado un lab-on-a-chip que permite hacer pruebas sofisticadas de diversos trastornos y enfermedades, como el sida, la sífilis o la enfermedad de Lyme, a un coste muy bajo.

Un lab-on-a-chip es un dispositivo de un tamaño muy pequeño, de sólo unos milímetros o centímetros de tamaño, que integra las funciones de un laboratorio para poder llevar a cabo pruebas y análisis en cualquier lugar, sin necesidad de un equipo voluminoso. 

Para realizar las pruebas, el aparato emplea tecnología microfluídica para analizar las muestras, de manera que los fluidos se mezclan y estudian a través de canales y válvulas minaturizadas. "Los resultados son tan sensibles y precisos como en los ensayos estándar en el laboratorio", afirma Martin Yarmush, uno de los ingenieros del equipo.

Diseñan un dispositivo que detecta enfermedades con el móvil

El chip, cuyos desarrolladores han apodado "ELISA-on-a-chip", tiene la capacidad de analizar de una vez hasta 32 muestras y puede medir las variaciones en la concentración de hasta seis proteínas en cada una de ellas. 

El lab-on-a-chip que han diseñado estos investigadores destaca especialmente por que permite reducir considerablemente el coste de las pruebas de diferentes afecciones ya que, además de condensar en un chip diversos dispositivos de un laboratorio, también requiere de la utilización de una menor cantidad de productos químicos, en concreto sólo una décima parte, lo que supone un ahorro de unos 1.500 dólares aproximadamente. 

Otra de las ventajas de este dispositivo es que permite ejecutar analíticas a partir de muestras muy pequeñas, lo que facilita hacer las pruebas para la detección de dolencias como la lesión de la médula espinal o la enfermedad del Parkinson, en las que es necesario extraer líquido cefalorraquídeo. 

En la actualidad, el equipo de la Universidad Rutgers está estudiando la viabilidad comercial de su aparato para ponerlo próximamente en el mercado.

[Fuente: Universidad Rutgers]