Skip to main content

Algunas personas pueden contraer un músculo del oído y escuchar un zumbido. ¿Eres una de ellas?

Oreja

Getty Images

29/02/2020 - 06:45

En determinadas ocasiones, por ejemplo cuando bostezamos o tosemos, escuchamos una especie de zumbido en los oídos. Este sonido se produce porque se contrae el tensor del tímpano, un músculo ubicado en el tubo auditivo.

Lo que quizás no sabías es que hay personas capaces de moverlo de manera voluntaria y escuchar este zumbido sin necesidad de abrir la boca o taparse la nariz, una habilidad que no todo el mundo tiene. ¿Eres tú una de ellas?

Todos tenemos el control de nuestros músculos, pero la musculatura es tan amplia que en ocasiones no sabemos mover determinados músculos. Es el caso, por ejemplo, de que algunas personas sepan mover las orejas y otras no: las que pueden hacerlo es porque han aprendido a contraer a voluntad los músculos auriculares, algo que no todo el mundo sabe hacer. 

El caso que hoy nos ocupa es similar a este. Tal como describe en Twitter un ingeniero italiano, hay personas que tienen control voluntario del tensor del tímpano, mientras que otras no, y las que pueden contraerlo son capaces de escuchar el sonido sordo que te hemos descrito anteriormente. 

Lo curioso es que su tweet ha revelado que la mayoría de la gente desconoce que hay personas que pueden hacerlo y otras que no. Yo, por ejemplo, sí soy capaz de mover el músculo a placer, y pensaba que cualquiera puede hacerlo. 

Pero, ¿para qué sirve el tensor del tímpano exactamente? Este músculo tiene un papel importante en nuestra audición. Su función consiste en amortiguar las vibraciones transmitidas al oído interno para protegernos de los ruidos fuertes.

Además, también se cree que cumple otras dos funciones. Por una parte, se piensa que puede enmascarar los sonidos de baja frecuencia, lo que nos permite escuchar mejor los de alta frecuencia. En segundo lugar, cuando masticamos, tosemos, bostezamos o hablamos, también se contrae ligeramente para evitar que escuchemos los sonidos de nuestro propio cuerpo.