Crean un brazo protésico que se controla con el cerebro

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
brazo protesico

Un conjunto de científicos del Imperial College de Londres ha desarrollado un brazo protésico que los pacientes pueden controlar con el cerebro a través de la médula espinal. Gracias a este avance, las personas con miembros amputados tienen la posibilidad de mover la extremidad con el cerebro, de la misma forma que lo harían con su propio brazo. 

En la actualidad, existen prótesis robóticas para sustituir las extremidades perdidas por los pacientes que tienen la capacidad de moverse mediante los espasmos musculares de los enfermos. Sin embargo, dado que en la mayoría de los casos los músculos se encuentran dañados, la variedad de movimientos real es muy limitada y se reduce a un par de acciones, como la extensión o el agarre. 

El equipo de investigadores del Imperial College ha desarrollado una tecnología que mejora infinitamente las posibilidades que ofrecen estas prótesis robóticas. Han creado un brazo biónico equipado con una serie de sensores que pueden interpretar las señales eléctricas que provienen de los nervios de la médula espinal, una característica que permite que el paciente efectúe un abanico de movimientos mucho más amplio con solo pensar lo que quiere hacer. 

Brazo biónico

La tecnología está diseñada para detectar las señales de las neuronas motoras, que son las células nerviosas que se encuentran en la médula espinal y que controlan los músculos del cuerpo mediante las fibras conocidas como axones. "La detección de señales de las motoneuronas de la médula en partes del cuerpo no dañadas por una amputación en lugar de en las fibras musculares remanentes implica que los sensores conectados a la prótesis puedan detectar un mayor número de señales", explica Dario Farina, director de la investigación. "En último término, se pueden programar más órdenes en la prótesis robótica, haciéndola así más funcional".

Konami construye una prótesis robótica a un joven británico

Los científicos llevaron a cabo pruebas de laboratorio con seis voluntarios, que se sometieron a una intervención quirúrgica para redirigir algunos nervios del sistema nervioso periférico que participan en el movimiento del brazo y de la mano. Esto ayudó al equipo a detectar con claridad las señales eléctricas enviadas desde las neuronas motoras espinales para establecer una interfaz con la médula espinal.

Todavía queda mucho trabajo por delante, pero los investigadores están muy satisfechos con los resultados. Tienen previsto pasar de las pruebas de laboratorio a ensayos clínicos completos, y esperan que su brazo biónico que se controla con la mente pueda llegar al mercado en los próximos tres años.

[Fuente e infografía: Daily Mail]