Skip to main content

Descubren quién es el alien de Atacama, gracias al ADN

Descubren quién es el alien de Atacama, gracias al ADN

23/03/2018 - 13:18

Ata, el alien de Atacama, mide tan solo 15 centímetros, pero su esqueleto tiene un desarrollo equivalente al de un niño de 6 a 8 años de edad.

La cabeza posee una forma extrañamente alargada, solo suma diez pares de costillas en vez de doce, y tiene ojos enormes y ovalados. Durante una década ha sido conocido con el nombre de Ata, el alienígena de Atacama, pero es hora de darle un nuevo nombre. Un análisis completo de su ADN llevado a cabo por científicos de la Universidad de Stanford ha revelado todos sus secretos. Ata no es un alien. Y tampoco es un fraude. La verdad es igual de enigmática y fascinante.

Ata es un esqueleto momificado humanoide que fue encontrado en el año 2003 cerca de una iglesia en una población abandonada del desierto de Atacama, en Chile. Estaba envuelto en una paño blanco con un lazo violeta.

Descubren quién es el alien de Atacama, gracias al ADN

El hombre que lo encontró cobraba dinero por hacerse fotos con el extraño ser. Un ufólogo español, Ramón Nava-Osorio, lo compró y se lo llevó a Barcelona, convirtiéndose en la estrella de algunos congresos de ufología españoles.

En el año 2013 el genetista de la Universidad de Stanford, Garry Nolan, extrajo un poco de ADN de uno de sus huesos, y llevó a cabo un análisis preliminar (el ADN estaba bastante deteriorado). Se rodó el documental Sirius, que mostraba el desarrollo de la investigación:

Los médicos determinaron que se trataba de un ser humano, que posiblemente había muerto al nacer. Esta estudio científico desterraba para siempre su origen alienígena, pero abría otras incógnitas casi igual de fascinantes. Si Ata había muerto al nacer, ¿por qué su esqueleto alcanzaba un desarrollo equivalente al de un niño de 6 o 7 años? ¿Cómo es posible que solo mida 15 centímetros? ¿A qué se debe la extraña forma de su cabeza, y los ojos exageradamente grandes?

Descubren quién es el alien de Atacama, gracias al ADN

Descubren el misterio de la Momia que Grita, y es escalofriante

En los últimos meses se ha llevado a cabo otro estudio más completo con una muestra de ADN mejor conservada, y se han descubierto nuevos datos que arrojan algo más de luz.

Ata, el alien de Atacama, es una niña, y en efecto su esqueleto equivale al de un niño de unos 6 o 7 años. Todo su cuerpo está cubierto de mutaciones, así que es poco probable que sobreviviera, si es que nació con vida.

Sus ancestros son sudamericanos, casi con toda seguridad, chilenos. Y pese a su aspecto momificado apenas tiene unas décadas de antigüedad. Sufre al menos 64 mutaciones diferentes en su ADN, y dos de ellas no se habían visto nunca antes en un ser humano. Eso explica aspectos como la forma de la cabeza y los ojos, y su tamaño.

Una extraña mutación es sus genes, que están investigando, sería la responsable del rápido crecimiento de los huesos. Aquí podemos ver una imagen de Rayos X de un feto de dos meses, con los huesos aún no formados, y otra de Ata, con un tamaño similar, pero sus huesos completamente desarrollados.

Descubren quién es el alien de Atacama, gracias al ADN

¿Cómo es posible que el cuerpo de Ata sufra hasta 64 mutaciones diferentes?

Fue encontrada en el Desierto de Atacama, en Chile, uno de los lugares más secos del mundo. Allí es donde la NASA ha recreado el planeta Marte para simular la vida en el Planeta Rojo. Como no hay nubes, en Atacama se está construyendo el mayor telescopio óptico del mundo, llamado Telescopio Europeo Extremadamente Grande (en serio). Quizá una larga exposición al sol de sus ancestros (en el desierto se alcanzan temperaturas de hasta 45 grados) o alguna sustancia ingerida, podrían explicar algunas de esas mutaciones.

El alienígena de Atacama no es un alienígena, sino un ser humano único cuyos secretos aún no han sido desvelados por la ciencia. Precisamente eso, su condición de ser humano, ha levantado las voces de los que piden que Ata sea enterrada en un cementerio. "Quizá es hora de que vuelva a Chile. Quizá debemos darle el entierro que se merece", afirma el genecista que ha estudiado su caso, Garry Nolan.

La ciencia ya ha dado su veredicto. Es el momento de que Ata descanse en paz, un derecho que no se puede negar a ningún ser humano.

[Referencias: Science Alert, Huffpost, SiriusDisclosure]

Ver ahora: