Skip to main content

¿Una dieta alta en sal engorda? Esto es lo que dice la ciencia

Echar sal a la comida

Getty Images

02/09/2021 - 06:45

Que las dietas altas en sodio favorecen el aumento de peso es una creencia muy extendida, pero, ¿es verdad o solo se trata de un mito? Vamos a repasar qué es lo que dice la ciencia al respecto.

El sodio es un nutriente esencial está presente en casi todos los alimentos que comemos y en las bebidas que consumimos. En muchos alimentos está presente de manera natural, a lo que tenemos que sumar la sal que añadimos, que es rica en sodio (contiene un 40% de sodio: encontramos 2,3 g de sodio en 5 g de sal).

A pesar de que escuchamos constantemente que la sal es mala para la salud, el sodio es un nutriente necesario para tener una buena salud. Es esencial para mantener el volumen plasmático, el equilibrio acidobásico, la transmisión de los impulsos nerviosos y el funcionamiento normal de las células. 

Pero lo cierto es que en general tomamos más sodio del que nuestro cuerpo necesita. Según la OMS, la mayoría de las personas consumen entre 9 y 12 gramos de sal al día, mientras que la ingesta máxima recomendada es de 5 gramos diarios

Consumir demasiada sal está relacionado con diversos problemas de salud, como la presión arterial alta, y aumenta el riesgo de sufrir cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Por este motivo, la OMS propone reducir el consumo de sal.

Aparte de estos problemas derivados de seguir una dieta alta en sodio, muchas personas piensan que la sal hace engordar. Pero, ¿es esto cierto?

Tal como afirman en Healthline, la sal no aumenta directamente la grasa corporal, pero sí que existe un vínculo entre las dietas altas en sodio y el aumento de peso.

La evidencia científica revela que las personas que consumen más sal suelen pesar más. Además, por lo general también tienen un índice de masa corporal (IMC) más alto, una circunferencia de cintura mayor y una relación cintura-estatura superior que las personas que toman menos sal. 

Los alimentos ultraprocesados contienen más sal que los naturales y, como son menos eficaces a la hora de saciarnos, pueden hacer que consumas más calorías y que incrementes tu ingesta de sodio. En este sentido, la cantidad de sal puede verse como un indicador de la calidad de la dieta. 

Por otro lado, un consumo elevado de sodio hace que tu cuerpo retenga más líquidos. Esto es debido a que, para contrarrestar la concentración de sodio, el organismo reduce la producción de orina y aumenta la sed, con el objetivo de diluir la concentración de sodio al nivel adecuado. Según los estudios, esta retención de líquidos puede suponer una diferencia de hasta 1 kg en la báscula.

Por lo tanto, una dieta alta en sal no te hace engordar y ganar más grasa corporal, pero sí que puede afectar indirectamente al aumento de peso. Además, reducir su consumo también es recomendable para evitar problemas de salud.

Etiquetas:

#Salud, #Alimentación

Y además