¿Es posible crear un éxito televisivo mediante algoritmos?

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Netflix creó House of Cards sabiendo que sería un éxito

Los algoritmos informáticos (un conjunto de instrucciones o pasos que resuelven un problema) demuestran su potencial día a día. Están presentes en nuestros electrodomésticos, en los lenguajes de programación de nuestros ordenadores, en los buscadores de Internet...

Pero el aumento de la potencia que manejan y, sobre todo, la capacidad de recoger más y más información sobre las personas, sus hábitos, preferencias, etc, dan pie a usos que hace años resultaban menos evidentes. ¿Un ejemplo? Crear series de televisión a medida del espectador. 

Tal y como cuenta BBC, la popular serie de televisión House of Cards fue concebida por Netflix en base a un algoritmo que, tras manejar los gustos de sus usuarios, destacó tres valores clave que debería tener una serie de éxito: estar protagonizada por Kevin Spacey, dirigida por David Fincher y ser un drama político. Así nació House of Cards.

Los rumores apuntan a que Netflix llegará a España en septiembre

No es el único ejemplo ni el único intento de "adivinar" por dónde transcurren los gustos de la audiencia. La empresa Epagogix ofrece un análisis de inteligencia artificial para predecir el éxito o fracaso que puede cosechar una producción cinematográfica. Incluso asegura ser capaz de sugerir cuáles serían los cambios necesarios para adaptar el film y superar la recaudación de taquilla.

Es decir, el sueño de cualquier productora de cine o televisión: reducir el nivel de riesgo y aumentar los beneficios. A medida que estos algoritmos aumentaran su fiabilidad y precisión, los presupuestos serían más ajustados, los gastos estarían previstos y los beneficios, casi también. 

Otro sector en el que se ha recibido con los brazos abiertos estos algoritmos informáticos es el de la Bolsa. Virtu es un agente inversor electrónico que utiliza algoritmos en sus estrategias. ¿El resultado? Un sólo día de pérdidas en los últimos seis años.

Por el momento, los algoritmos no son perfectos ni se pueden aplicar de forma eficaz en todos los casos. Pero su potencial es espectacular, pese a que muchas voces advierten de que la creación "a medida" dejaría en la cuneta miles de obras que, si bien no han resultado tan rentables, han sido aportaciones imprescindibles a la historia del cine, la televisión o cualquier otro ámbito de la Cultura.

¿Crees que los algoritmos hubieran sido propicios ante la propuesta de Blade Runner o 2001, una odisea del espacio? ¿Estaría publicado El Señor de los Anillos si al editor de Tolkien no le hubieran salido las cuentas que le marcaban unas fórmulas informáticas?