Skip to main content

Este sensor puede diagnosticar cáncer, Alzheimer y Parkinson

Este sensor puede diagnosticar cáncer, Alzheimer y Parkinson

24/05/2016 - 16:05

Científicos brasileños han creado un dispositivo electrónico que puede detectar moléculas asociadas con algunos tipos de cáncer, el Alzheimer y el Parkinson.

Para que los médicos puedan actuar cuanto antes y administrar el tratamiento necesario, es de vital importancia recibir un diagnóstico lo más pronto posible. Con esta idea en mente, el Laboratorio Nacional de Nanotecnología (LNNano) en Capinas (Sao Paulo, Brasil) ha desarrollado un dispositivo electrónico que puede detectar moléculas asociadas con algunos tipos de cáncer y también con enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

Se trata de un transistor orgánico a escala nanométrica, de una sola capa y montado sobre un portaobjetos de vidrio. El biosensor contiene una forma reducida de glutatión (GSH), que es un tripéptido (es decir, una molécula formada por la unión de tres aminoácidos mediante enlaces peptídicos) que se compone de tres aminoácidos: la cisteína, el glutamato y la glicina. 

El GSH reacciona de una manera específica cuando entra en contacto con la enzima glutatión S-transferasa (GST), que está asociada con el Parkinson, el Alzheimer y el cáncer de mama, entre otras patologías. El transistor detecta la reacción GSH-GST, por lo que puede ser empleado para efectuar diagnósticos clínicos, y además destaca por su precisión.

"Gracias a su sensibilidad nanométrica, el dispositivo puede detectar este tipo de moléculas incluso cuando están presentes en niveles muy bajos en el material examinado", asegura Carlos César Tanto Bufon, jefe de dispositivos funcionales de LNNano.

El Parkinson y el Alzheimer se pueden detectar con este boli digital

El desarrollo de este bionsensor se enmarca en un proyecto más amplio que tiene la finalidad de diseñar dispositivos de diagnóstico rápido para los puntos de atención. Estos aparatos incorporan la bioquímica y la nanotecnología necesarias para procesar volúmenes bajo de líquido, y tienen la ventaja de que son portátiles y fáciles de utilizar. Permiten detectar enfermedades complejas de forma rápida, segura y relativamente barata, y es posible adaptarlos para diagnosticar otras patologías. 

En la actualidad, los investigadores están trabajando en el desarrollo de sensores de papel para abaratar todavía más su producción, facilitar la fabricación y optimizar la eliminación de los residuos generados con cada análisis.

Ver ahora: