Skip to main content

Un estudio asegura que los tatuajes dañan la capacidad de la piel para sudar

Tatuajes

Gettyimages

04/10/2020 - 06:30

Un estudio pionero ha descubierto que las zonas de la piel tatuadas sudan menos que las no tatuadas. Esto puede provocar problemas de salud en las personas que tiene casi todo el cuerpo tatuado.

Durante el proceso de fijación de un tatuaje en la piel, la aguja inyecta tinta en la epidermis a una velocidad de 3.000 perforaciones por minuto. Lejos de ser una operación inocua, ahora se ha descubierto que daña las glándulas sudorípadas, lo que puede suponer un serio problema de salud en ciertos escenarios.

Un artículo publicado en el Journal of Aplied Phisiology. llevado a cabo por un equipo de siete médicos endocrinos, ha descubierto estos efectos secundarios de los tatuajes, mediante un sistema pionero con el que han medido directamente la sudoración en zonas de la piel tatuadas y no tatuadas.

Un grupo de voluntarios tatuados se introdujo en un traje de agua caliente a 50 grados durante al menos media hora. Esto provoca que todo el cuerpo sude al mismo tiempo. Los médicos midieron la temperatura del cuerpo, el ratio de sudoración y la temperatura de la piel en zonas tatuadas y no tatuadas del cuerpo.

Los datos revelaron que todo el cuerpo comenzaba a sudar al mismo tiempo, lo que significa que los tatuajes no dañan la respuesta nerviosa de las glándulas ecrinas, que son la que producen el sudor.

Sin embargo, la cantidad de sudor que generaban las glándulas sudoríparas de la piel tatuada, era significativamente menor que en las zonas no tatuadas. Además en la piel tatuada no se pudo medir el flujo de sangre, porque la tinta interfería con los instrumentos.

La conclusión del estudio es que en las zonas con tatuajes las glándulas sudorípadas quedan dañadas y sudan menos.

Esto puede suponer un problema en la personas que tienen todo o la mayor parte del cuerpo tatuado, porque en episodios de golpes de calor, ejercicio intenso o temperatura ambiente excesiva pueden sufrir colapsos y otros problemas de salud serios, debido a la incapacidad del cuerpo para regular la temperatura correctamente.

El estudio recomienda a las personas con la mayor parte de la piel tatuada prestar especial atención cuando el cuerpo comienza a sudar de forma intensa, especialmente en escenarios que no se pueden controlar.