Skip to main content

La gente nos juzga según dos criterios y potenciamos el equivocado, dicen los psicólogos

Saludo

06/05/2019 - 18:18

Los humanos nos obsesionamos con causar buena impresión, especialmente en el entorno laboral y sentimental. Cuidamos nuestra imagen, intentamos parecer simpáticos, competentes e inteligentes, pero según explican los psicólogos, resulta que existen dos criterios que otras personas usan para valorarnos, y normalmente potenciamos el equivocado, o el menos importante.

Así lo cree la profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, Amy Cuddy, que ha escrito un libro titulado Presencia, en donde habla de este tema.

La profesora Amy Cuddy, tras estudiar durante quince años lo que las personas valoran en una primera impresión, y contrastar datos con otros psicólogos, ha llegado a la conclusión de que hay dos criterios que son los más importantes, y la mayoría de las personas potencian el equivocado. Son la calidez y la competencia. ¿Cómo influyen en la primera impresión?

Listen to "Episodio #10: LG Gram - Estamos probando..." on Spreaker.

Según Amy Cuddy, cuando conocemos a una persona no la valoramos en función de lo elegante o atractiva que es, como cree la mayoría de la gente. En la mayor parte de los casos, nos hacemos dos preguntas:

  • ¿Puedo confiar en esta persona?
  • ¿Puedo respetar a esta persona?

Es lo que los psicólogos llaman la calidez y la competencia.

Para iniciar una relación con otra persona, del tipo que sea (amistad, amor, laboral), lo primero que nos preguntamos es si esa persona nos transmite confianza. Es un instinto de supervivencia que llevamos en el ADN desde los tiempos de las cavernas, cuando conocer a alguien podría implicar que quisiera matarte para quitarte tu comida, o tus pertenencias.

Una vez que una persona nos parece confiable, también valoramos mucho que parezca competente: que sea inteligente, segura, que haga bien las tareas en las que participe, sean las que sean.

Qué decir si en una entrevista de trabajo te preguntan cuánto ganas

Y aquí es donde mucha gente cae en el error. Especialmente, en el entorno laboral. En el trabajo la mayoría de las personas se esfuerzan para parecer competentes, dejando a un lado la calidez, es decir, hacer que los demás nos vean como una persona confiable. Nos centramos en el trabajo, en trabajar más y mejor que los demás, en competir, a veces incluso a costar de dañar la relación con los compañeros de trabajo o los jefes.

La profesora Amy Cuddy propone un cambio de mentalidad; que nos esforcemos, primero, por ser confiables. Ser más amables, empáticos y cálidos con los demás. Convertirnos en una persona de confianza en el trabajo. Esto aumenta las posibilidades de ser ascendidos, o de conservar el puesto de trabajo cuando hay despidos, incluso más que ser competente.

Merece la pena intentarlo.