Skip to main content

Así muere un glaciar, visto desde el espacio

Muerte de un  glaciar

11/08/2019 - 21:28

La NASA es conocida por sus misiones espaciales, pero lo que poca gente sabe es que algunos de sus satélites se dedican a estudiar la Tierra, y los datos son analizados por el Observatorio de la Tierra de la NASA. Gracias a más de 30 años de observaciones, podemos comprobar con nuestros propios ojos cómo muere un glaciar

En la parte izquierda de la foto superior, captada por un satélite de la NASA, se puede ver cómo era el glaciar Ok en 1986, cuando ya había comenzado a derretirse. A la derecha, la imagen de la misma zona captada el 1 de agosto de 2019. Ya solo queda hielo en el cráter del volcán. El glaciar fue declarado muerto en 2014.

El 18 de agosto, un grupo de investigadores colocará esta estremecedora placa en el lecho del glaciar muerto:

Monumento glaciar

La placa, titulada Una carta al futuro, es al mismo tiempo un lamento y una advertencia. Dice lo siguiente: "Ok es el primer glaciar islandés que pierde el estatus de glaciar. Se espera que en los próximos 200 años todos nuestros glaciares sigan el mismo camino. Este monumento sirve para constatar que sabemos lo que está pasando, y lo que se necesita hacer. Solo vosotros sabréis si lo hicimos".

Al final de la placa hay un dato científico: ''415 ppm CO2''. Indica la cantidad de CO2 en la atmósfera en mayo de 2019. 

Más del 10% de Islandia está cubierta por glaciares. Su deshielo tendría consecuencias imprevisibles para el país, y para todo el planeta. Lo dramático es que los científicos saben lo que hay que hacer, pero ningún político está interesado en ponerlo en práctica. O lo está, hasta que hay que poner dinero o perder votos.

Estos son los países que más CO2 emiten

El glaciar Ok, también conocido con el nombre de Okjökull (jökull significa glaciar en islandés), ha cubierto por completo el volcán Ok de Islandia durante al menos 120 años. Según un estudio científico que se llevó a cabo en 1901, hace un siglo medía 38 kilómetros cuadrados y tenía un grosor de hasta 50 metros. En 2019 queda menos de un kilómetro cuadrado, en el cráter del volcán, con un grosor de apenas 14 metros.

Los glaciares, especialmente si están en una montaña como éste, tienen tal volumen de hielo que flotan y se deslizan, en función de la gravedad. El glaciar OK perdió tanta masa que dejó de moverse, y por eso en 2014 se declaró un glaciar muerto. Ahora las imágenes de la NASA nos permiten verlo con nuestros propios ojos.

Solo a nosotros nos corresponde evitar que el negro presagio de esa placa se convierta en realidad. Ideas no van a faltar. Por ejemplo, bombardear la Antártida con toneladas de nieve artificial durante 10 años.

¿Lo conseguiremos?

Más:

#ciencia