Skip to main content

Magawa, la primera rata condecorada con una medalla al valor por localizar 39 minas terrestres y 28 explosivos

Rata Magawa

PDSA

26/09/2020 - 22:16 | Actualizado 27/09/2020 - 07:00

La rata Magawa ha salvado la vida o ha evitado la amputación de piernas a un mínimo de 39 personas. Experta en localizar minas terrestres, ha recibido la condecoración que se merece.

La mayoría de las personas tendemos a asociar a las ratas con animales sucios y desagradables que viven en la basura y trasmiten enfermedades. Pero hay ratas que dedican toda su vida a salvar vidas, en sentido literal.

En el mundo aún quedan activas más de 80 millones de minas terrestres, que se colocaron en guerras recientes o ya olvidadas, pero que siguen matando y mutilando a docenas de miles de personas todos los años.

APOPO es una ONG de Tanzania que se dedica a entrenar ratas gigantes africanas para localizar minas terrestres, con el objetivo de desactivarlas. Ellos fueron los que criaron y entrenaron a la rata Magawa, que emigró a Camboya para trabajar. Aquí podemos verla en acción, localizando minas explosivas:

En Camboya se ocultaron entre 4 y 6 millones de minas en los años 70, y cerca de 3 millones aún no han sido encontradas. Desde entonces han muerto 64.000 personas por explosiones de minas, y otras 40.000, incluyendo miles de niños, han sufrido amputaciones de piernas o brazos.

¿Por qué usar ratas para detectar minas, pudiendo usar perros que supuestamente son más listos y tienen mejor olfato, o personas con detectores de metales?

El problema es que los perros pesan demasiado, y pueden explotar las minas. La rata Magawa, aunque es una rata gigante africana más grande que una rata convencional, pesa menos que el mínimo necesario para que una mina explote. Por eso su trabajo es completamente seguro para ella.

Otra ventaja importante es que es mucho más rápida que una persona. Magawa puede rastrear el terreno equivalente a una pista de tenis en media hora, mientras que una persona con un detector de metales tarda cuatro días, según explica PDSA.

Las ratas son animales muy inteligentes, por eso son fáciles de entrenar. Ofreciéndole un premio en forma de un trozo de plátano y otras golosinas cada vez que lo hace bien, Magawa ha aprendido a hacer una señal a su cuidadora cada vez que detecta, mediante el olfato, los componentes químicos de los explosivos que hay en las minas.

Esta rata es especialmente buena en su trabajo, ya que ha detectado 39 minas terrestres y 28 explosivos sin detonar en sus cinco años de servicio. Ha limpiado de minas 141.000 metros cuadrados, el equivalente a 20 campos de fútbol, salvando vidas en numerosas comunidades que viven en esas zonas.

 

Es por eso que la rata Magawa ha recibido la medalla al valor de la PDSA. Hay que decir que no es una medalla militar, sino una condecoración que entrega una asociación británica de veterinarios a animales que demuestran su valor.

Pero es un premio prestigioso con 77 años de historia, y la medalla es de auténtico oro creada a medida por la joyería de la realeza británica. Tras condecorar a perros, caballos, palomas y hasta un gato, es la primera vez que lo recibe una rata.

Magawa seguirá trabajando algún tiempo más, hasta que se jubile y viva satisfecha y feliz, bien alimentada, en su cubil de la ONG que la ha criado desde que nació.