Skip to main content

Los expertos lo confirman: hay un mensaje secreto en el famoso cuadro El Grito

El Grito

Galería Nacional de Noruega

10/03/2021 - 19:07

La mayoría de los cuadros son mucho más de lo que aparentan. En varios sentidos. El famoso El Grito, es uno de ellos.

Que los cuadros de pintores famosos escondan secretos, es algo habitual. Gracias a las nuevas técnicas de análisis infrarrojos y rayos X se ha descubierto que muchos cuadros están pintados encima de otros, o que los bocetos preliminares eran muy diferentes. El famoso cuadro El Grito esconde un mensaje secreto, y los expertos acaban de confirmar que pertenece al propio autor.

El Grito, del pintor noruego Edvard Munch, está considerada una de las obras más emblemáticas del expresionismo. En realidad existen cuatro versiones diferentes, aunque la más famosa es la que se exhibe en el Museo Nacional de Noruega, que puedes ver en la foto de apertura de la noticia.

Como la mayoría de las obras transgresoras, cuando se presentó en 1893 fue muy criticada por los medios y aficionados al arte, que la calificaron de "arte demente", y su autor fue tachado de loco. Un crítico llegó a recomendar a las mujeres embarazadas que no fueran a ver el cuadro, por su carácter perturbador. Años más tarde los nazis calificaron a Edvard Munch de "artista degenerado", y retiraron todos sus cuadros de una exposición.

Cuando se restauró por primera vez el cuadro, se descubrió un mensaje escrito a lápiz, casi invisible, en la esquina superior izquierda. Decía: "solo puede haber sido pintada por un loco".

Durante años se ha especulado sobre el autor de la frase. ¿La escribió el propio pintor, o un vándalo que estaba en contra de la obra?

Tal como nos cuenta nuestra compañera Andrea Núñez-Torrón en TICbeat, un reciente estudio llevado a cabo por el Museo Nacional de Noruega confirma que fue escrita por el propio autor, un poco después de terminar el cuadro.

El mensaje fue analizado con rayos infrarrojos y comparado con cartas y documentos manuscritos de Edvard Munch.

La escritura en sí, así como los acontecimientos que ocurrieron en 1895, cuando Munch mostró la pintura en Noruega por primera vez, todos apuntan en la misma dirección”, explica Mai Britt Guleng, restaurador del Museo Nacional de Oslo.

En 1895 se expuso por primera vez la pintura, y como hemos comentado muchos críticos tildaron al pintor de loco. Seguramente fue entonces cuando decidió escribir en la propia pintura: "solo puede haber sido pintada por un loco". Incluso podría ser una frase literal de alguna crítica.

Lo cierto es que Edvard Munch tuvo una vida atormentada. Su madre y su hermana murieron de tuberculosis cuando era niño, y su otra hermana fue ingresada en un manicomio.

Kindle Oasis

Kindle Oasis

La mejor pantalla Paperwhite de Amazon llega ahora con luz cálida ajustable. Incluye además resistencia al agua, conectividad WiFi, diseño fino y 8 GB de memoria interna.

En su diario cuenta una escena angustiosa que el ocurrió en 1892: "Paseaba por un sendero con dos amigos; el sol se puso. De repente, el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio: sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad. Mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad. Sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza".

Algunos expertos aseguran que esa traumática vivencia, fue la que inspiró el cuadro.

En muchas ocasiones hemos visto que lo que separa la genialidad de la locura es solo una delgada línea de lucidez. Caminando sobre esa fina línea, Edvard Munch pintó uno de los cuadros más famosos de la historia del arte.