Skip to main content

El MIT desarrolla un desinfectante usando solo agua, aire y electricidad

Desinfectante

03/11/2019 - 07:15

En el fascinante mundo de la química, un simple átomo de oxígeno puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. Solo un átomo de oxígeno separa al agua (H2O) del Peróxido de Hidrógeno (H2O2), la popular agua oxigenada. La lógica nos dice que solo hay que añadir un átomo de oxígeno al agua para obtener desinfectante, pero la química no funciona así. No se pueden separar y fusionar átomos de una molécula a voluntad... hasta ahora. Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han conseguido crear desinfectante a partir de agua, aire y electricidad.

Esto abre las puertas a la posibilidad de crear todo el desinfectante que se necesite en países pobres, tragedias humanitarias, o lugares inaccesibles.

El agua oxigenada es uno de los desinfectantes más usados del mundo. Se usa para potabilizar el agua, para desinfectar heridas, para higienizar objetos, y mucho más. Pese a que su composición química es la misma que el agua con un átomo extra de óxigeno, en la práctica es difícil de fabricar.

Normalmente este desinfectante se crea en enormes plantas químicas que procesan metano para obtener hidrógeno. Además en su variante líquida, la más usada, se distribuye en una proporción de 3% de desinfectante y 97% de agua (una proporción mayor podría ser peligrosa para la salud), así que ocupa bastante y no es fácil de transportar, si se requieren grandes cantidades de desinfectante.

El descubrimiento del MIT es especialmente importante porque, primero, han conseguido obtener peróxido de hidrógeno mezclando únicamente agua, aire y electricidad. Son componentes ilimitados y fáciles de obtener. Y además, usando un dispositivo portátil. Aunque requiere electricidad lo hace en menor cantidad que los métodos actuales, y podría producirse con placas solares o energía eólica, por lo que literamente es un sistema que se puede usar en cualquier lugar del mundo, por muy apartado que esté o muy pobre que sea la población.

¿Cómo consigue el MIT obtener desinfectante a partir del agua y el aire? Pues, sencillamente, es capaz de extraer átomos de hidrógeno del agua, átomos de oxígeno del aire, y mezclar dos átomos de cada tipo para obtener peróxido de hidrógeno (H2O2).

El proceso es sencillo de entender. La corriente eléctrica se usa para separar los átomos de hidrógeno y oxígeno del agua. La clave está en una molécula mediadora llamada antraquinona, que atrapa los átomos de hidrógeno, para aislarlos.

Por otro lado, del aire se obtiene el oxígeno que se mezcla con agua. Un par de átomos de hidrógeno que han sido atrapados por la  antraquinona se liberan y se une con dos átomos de oxígeno provenientes del aire, formando peróxido de hidrógeno. La antroquinona queda libre y puede volverse a usar en el proceso.

De momento las concentraciones de desinfectante que se obtienen con este método son bajas, pero sus inventores aseguran que ya lo están perfeccionando para obtener la misma concentración de peróxido que en los métodos convencionales. Entonces se podrá obtener desinfectante barato en abundantes cantidades, y en cualquier lugar para purificar el agua o desinfectar quirófanos, sanitarios, heridas y otros objetos y lugares.