Skip to main content

Uno de los cuadros más famosos de la historia ha escondido un secreto durante 350 años, y lo cambia por completo

Muchacha leyendo una carta

Gemäldegalerie Alte Meister, SKD, Photo: Wolfgang Kreische

04/09/2021 - 06:00

El 10 de septiembre se presentará en público un "nuevo cuadro" de Johannes Vermeer. En realidad se conoce desde hace 350 años, pero ahora tiene una novedad tan radical, que los expertos aseguran que se ha convertido en una obra completamente diferente.

El pintor holandés Johannes Vermeer pertenece a la Edad de Oro de la pintura neerdanlesa. Se sabe poco de él y solo pintó poco más de 30 cuadros, porque al parecer solo pintaba por encargo, y con eso le daba para vivir. 

Pero algunos de ellos, como este Muchacha leyendo una carta, pintado entre 1657 y 1659, o el aún más famoso La Joven de la Perla, cuya digitalización puedes ver en vídeo más abajo, están entre los más admirados de la Historia del Arte.

Por primera vez en siglos, el museo Gemäldegalerie Alte Meister de Dresde (Alemania) que ha custodiado Muchacha leyendo una carta durante más de 250 años, ha llevado a cabo una restauración masiva. Y el resultado es radical, hasta el punto de que cambia por completo la composición y el sentido de la obra.

Desde que a mediados del siglo pasado se comenzó a realizar radiografías con rayos X a los cuadros, se han descubierto docenas de dibujos ocultos bajo la pintura.

La mayoría son bocetos, lienzos reusados, o pruebas que no quedaban bien, y el pintor decidió ocultar.

En 1979, una radiografía con rayos X descubrió que había un dibujo oculto en la pared del cuadro Muchacha leyendo una carta. En 2009 se llevó a cabo una reflectografía infrarroja y se descubrió que era un cuadro de Cupido.

Los expertos asumieron que lo había tapado el pintor porque no le gustaba, así que ahí se quedó, oculto. Hay que respetar los deseos del autor de la obra.

Pero en mayo de 2017 se puso en marcha una restauración completa de Muchacha leyendo una carta, la primera en siglos, y los restauradores se dieron cuenta de una cosa: el Cupido había sido tapado después de la muerte del pintor.

Cuando se empezaron a retirar las capas de barniz del siglo XIX del cuadro, los conservadores descubrieron que las propiedades de solubilidad de la pintura en la sección central de la pared eran diferentes a las del resto del cuadro.

Un test de arqueometría descubrió que existían capas de aglutinante y de suciedad entre el Cupido y el repintado. Los expertos determinaron que habían pasado varias décadas desde que se pintó el Cupido hasta que se ocultó en la pared, así que no podía haberlo hecho Johannes Vermeer.

Por esa razón, los restauradores decidieron sacar a la luz el Cupido, porque la obra original del autor siempre tiene prioridad. Durante meses, usando un escalpelo bajo el microscopio, retiraron partícula a partícula la capa de pintura hasta liberar al Cupido, que cambia por completo la composición del cuadro:

Muchacha leyendo una carta

Gemäldegalerie Alte Meister, SKD, Photo: Wolfgang Kreische

La nueva versión de esta obra maestra de la pintura se mostrará al público el próximo 10 de septiembre, en la exposición Johannes Vermeer. On Reflection, en el Museo Gemäldegalerie Alte Meister de Dresde, en Alemania.

Después de 350 años, Muchacha leyendo una carta va a cambiar para siempre, y será un cuadro completamente diferente a como lo conocíamos.

Si te ha entrado ganas de visitar un museo, aquí te recomendamos 10 museos virtuales que merece la pena visitar.

Y además