Skip to main content

La pistola que congela las lágrimas para dispararlas contra quien te ha hecho llorar (figuradamente)

Pistola de lágrimas

Yi-Fei Chen

23/08/2021 - 20:33

Es duro estudiar en otro país en donde la forma en que te tratan los profesores es muy diferente.  Yi-Fei Chen convirtió su frustración en su proyecto de fin de carrera.

Taiwan y Países Bajos son dos culturas muy diferentes. Yi-Fei Chen nació y se crió en el país asiático, y allí la enseñaron a obedecer y reverenciar a los maestros. Levantar la voz contra un profesor se considera de mala educación.

Cuando Yi-Fei Chen se mudó a Países Bajos para cursar un máster en la Academia de Diseño de Eindhoven, se produjo un choque cultural. Allí la propia escuela anima a los alumnos a criticar y debatir las decisiones de los profesores, algo que ella no entendía.

En un reproche de un profesor durante la presentación de un trabajo, Chen se bloqueó. Se quedó sin palabras y lo único que pudo hacer es llorar delante de toda la clase. Tuvo que volverse porque le daba vergüenza. La respuesta a aquel acto de frustración, es su Pistola de Lágrimas:

El profesor le había encargado un proyecto para el que no había tiempo material de terminarlo. En lugar de decírselo, debido a su educación decidió callárselo e intentar hacerlo.

Cuando presentó el proyecto en público, el profesor le criticó que no había trabajado lo suficiente en él, y se derrumbó. Sus compañeros le dijeron que debía haberle dicho al profesor que no tendría tiempo de terminarlo. "La educación se convirtió en mi debilidad" explica en la web Dezeen.

"Estaba demasiado emocionada para controlarme, no podía contener las lágrimas y lloraba", explica. "Le di la espalda a los demás, porque no quería que la gente me viera llorar".

Pero Yi-Fei Chen supo convertir esa debilidad en un arma arrojadiza. Convirtió su frustración en el proyecto de fin de carrera que le permitió aprobar el máster.

La Pistola de Lágrimas es exactamente eso. Como vemos en el vídeo, un pequeño saquito de silicona recoge las lágrimas de una persona y las dirige al interior de la pistola.

Allí una pequeña bombona de hidrógeno congela las lágrimas y las convierte en balas para dispararlas figuradamente contra quien te ha hecho llorar. O no tan figuradamente: durante la presentación de su tesis, Yi-Fei Chen le disparó al profesor (con su permiso).

Una potente metáfora de la vida que intente transmitir el mensaje de que hay que saber responder a quien te hace daño.

La Pistola de Lágrimas se exhibió en la prestigiosa muestra de la Semana del Diseño de Holanda. Si quieres conocer mejor a su autora, echa un vistazo a la página web de Yi-Fei Chen.

Y además