Skip to main content

El precio real de conducir un coche eléctrico: ¿merece la pena?

precio real conducir coche eléctrico

21/04/2018 - 14:15

La principal pregunta que se hace todo potencial comprador de coche eléctrico es la siguiente: ¿merece la pena económicamente? Podríamos responderte con “sí o no” pero hemos preferido hacerlo con un poco más de fundamento (como diría Argüiñano) y desglosar los diferentes costes que hay que asumir a la hora de comprarse un vehículo eléctrico.

Precio de compra, instalación de punto de carga, aparcamiento, mantenimiento... muchos puntos a tener en cuenta y que no debemos dejar pasar en uno u otro sentido. Cuando llegues al final, ya nos cuentas si crees que merece la pena: en este artículo vamos a analizar uno por uno todos los aspectos que deberías valorar antes de decidirte a comprar un coche eléctrico.

Punto 1: Precio de compra del coche eléctrico

Es obvio que comprar un coche eléctrico es mucho más caro que comprar un coche de combustión tradicional. Como obvio resulta el conocer el motivo: una nueva tecnología de la que se fabrican menos unidades, siempre será más cara en un principio. Aunque, ojo, porque quizás no quede tanto tiempo para que estos precios se igualen un poquito más.

BMW i3

Pero viviendo en el presente, el precio de compra de un coche eléctrico es uno de los principales puntos a tener en cuenta por la mayoría de potenciales usuarios.

Según un estudio realizado por Clicars, 9 de cada 10 encuestados aseguraban que si pudiesen permitírselo económicamente, comprarían un vehículo eléctrico. Para ello, sería necesario que tuviese un precio por debajo de los 15.000 €. Otro 28% de los encuestados destinaría a un coche eléctrico entre 15.000 y 30.000 euros y apenas el 6% más de 30.000 euros.

El coche que más se acercaría al rango de los deseados 15.000 euros sería el Citroën C-Zero, que ronda los 18.000 euros. Un utilitario con capacidad para 5 personas que tiene 130 km de autonomía.

Los 7 coches eléctricos más baratos que puedes comprar en España

Si nos vamos al otro lado, nos encontramos con el KIA Soul EV, que supone unos 32.000 euros, con una autonomía de 200 km. O el BMW i3, que ronda los 40.000 euros.

Como verás, tenemos opciones para todos los bolsillos. Si buscas la versión más barata para moverte por la ciudad, ya sabes que tienes que tener un presupuesto de entre 18.000 y 20.000 euros.

Pero ten en cuenta que te ahorrarás el impuesto de matriculación y que muchos ayuntamientos españoles tienen hasta un 75% de bonificación en el de circulación.

Punto 2: ¿Cuánto cuesta instalar un punto de carga?

Punto de carga en el garaje

Otro de los puntos a tener en nuestro punto de mira es el precio de instalación de nuestro wallbox o punto de recarga. Según Wallbox.eu, esto puede variar mucho en función de varios factores.

Factores como el lugar de instalación del punto de recarga (vivienda unifamiliar, plaza de garaje colectivo en edificio, parking publico en exterior…) o la distancia desde la derivación hasta el emplazamiento: no es lo mismo emplear unos pocos metros desde el cuadro general, como puede ocurrir en una vivienda unifamiliar, a tirar varias decenas de metros, como suele ocurrir en aparcamientos colectivos comunitarios.

Otro factor muy importante es la potencia que queremos que tenga nuestro punto de carga: el coste del cableado y las protecciones varían muchísimo de un punto de recarga de 3,7kW a uno de 22kW, por ejemplo.

¿Tengo que pedir permiso en mi comunidad para instalar un punto de carga en el garaje?

También si existen conducciones previas que puedan aprovecharse, tales como tubos, bandejas o bajantes, podemos ahorrarnos unos euros.

Tantos son los factores que debemos tener en cuenta que es imposible decirte un precio cerrado. Con un mínimo de unos 300/400 euros en los casos más sencillos de instalar, hasta los 1.000 o 1.200 euros en los más complicados como en aparcamientos colectivos de edificios.

¡Esto se queda para cada caso particular! Echa cuentas...

Punto 3: Coste de combustible vs. Coste electricidad

Cuadro de instrumentos de un coche

Este es uno de los puntos más favorables al coche eléctrico. El precio de la gasolina está muy por encima del precio de la luz, sobre todo si tenemos en cuenta la posibilidad de contar con una tarifa de discriminación horaria. Con ella, podemos hacerle una media de 100 km al coche por alrededor de un euro y medio.

Y es que según un estudio desarrollado por un grupo de expertos antropólogos de Stripe Partners y patrocinado por Nissan, las familias europeas podrían ahorrarse un 60% sus facturas mensuales de combustible si usasen un vehículo eléctrico. ¿Esto qué ahorro supone? Pues alrededor de unos 24 euros al mes para una familia europea media (con al menos un hijo viviendo en el hogar).

Punto 4: Otros factores a tener en cuenta

Pero hay otros puntos a tener en cuenta cuando pensamos en el coche eléctrico, como son el mantenimiento y el aparcamiento. En cuanto al mantenimiento, es muchísimo más barato que un coche tradicional.

Esto es así porque no tiene aceite, ni filtro de combustible, ni correa de distribución… Vamos, que no cuenta con esas piezas que tiene un coche de combustión y que suelen necesitar cambios o arreglos con el tiempo. El coche eléctrico tiene muchísimas menos piezas móviles, y con ello menos probabilidades de estropearse.

Así ha evolucionado el coche eléctrico en España en los últimos diez años

Por último, en cuanto al aparcamiento y la “libre circulación” en las ciudades también sale ganando (y mucho) el coche eléctrico. Las zonas SER suelen costar un auténtico ojo de la cara, sobre todo cuanto más viejo y contaminante es nuestro coche (como en el caso de Madrid). Sin embargo los coches eléctricos no tienen que pagar absolutamente nada por aparcar en estas zonas de las ciudades.

Además, con las prohibiciones de circulación cuando la contaminación es muy alta, el coche eléctrico puede seguir circulando sin ningún tipo de restricción. Un ahorro que no es monetario, pero sí de quebraderos de cabeza… ¿Qué opinas?

Ver ahora: