Skip to main content

Por qué es tan especial el primer cuadro pintado por una inteligencia artificial

Edmond de Bellamy

27/10/2018 - 08:00

¿Compraríais un cuadro hecho por una inteligencia artificial? Y… ¿pagaríais 432.000 dólares, 380.000 euros, por un cuadro que ha creado la IA? Esa es la cantidad que un comprador anónimo ha comprado en una subasta a través de una llamada telefónica. Quién sabe, puede que las IA sean las artistas del futuro, y hay quien empieza a adjudicarse sus primeras obras.

Esta, además, tiene miga. Retrato de Edmond de Belamy es el nombre de este cuadro que pasará a la historia por ser el primero creado con inteligencia artificial, y subastarse, claro.

De hecho, ha conseguido recaudar más dinero que el que la inmensa mayoría de artistas verán en toda su vida, y además ha logrado superar todas las expectativas puestas en él. 

Edmond de Bellamy

Y es que, inicialmente se estimaba que el cuadro solo conseguiría venderse por unos 7.000 dólares, cantidad que ha sido sobrepasada, y por mucho, en la subasta. Ahora bien… ¿quién el mérito de este primer cuadro pintado por la IA?

De momento, la inteligencia artificial no es ‘’nada’’. Es decir, no hay una conciencia. Siri es un conjunto de algoritmos. Google Assistant más de lo mismo, y detrás hay fórmulas matemáticas, código y… personas. Este primer cuadro es responsabilidad de la IA, sí, pero esta IA, llamada GAN (siglas de Generative Adversarial Networks) fue creada por un grupo llamado Obvious Art.

GAN se alimentó durante meses con más de 15.000 retratos pintados entre los siglos XIV y XX, y el generador de código es capaz de crear una nueva imagen basada en el conjunto de esos retratos - datos - y luego hay un discriminador (también parte del software) que intenta ver si la imagen ha sido creada por un ordenador o por un humano. Si se consigue engañar al discriminador, la IA ‘’gana’’.

Por tanto, podemos decir que hay varios ‘’creadores’’, realmente, de esta pintura creada por la inteligencia artificial, y son los que están detrás de la programación de la misma, aunque luego la IA sea capaz de ‘’aprender’’. Lo cierto es que, más que como a un rival, los artistas podrían trabajar junto a la IA, aunque esto cambie el paradigma del propio arte.

El fundador de Google ''teme'' a la inteligencia artificial

Y es que, Edmond de Belamy no es nadie, realmente. Nunca ha existido y su rostro es fruto de la ‘’imaginación’’ de la inteligencia artificial. De momento, ha analizado retratos y ha creado uno (una de las formas artísticas más complicadas, todo sea dicho), pero… ¿podría ayudar la IA a crear un nuevo arte abstracto que a ningún humano se le hubiera pasado antes por la cabeza? ¿Será el futuro de algo tan libre como la pintura algo tan cuadriculado como un algoritmo?