Skip to main content

En este supermercado Lidl han puesto un suelo de cristal, y lo que se ve debajo te va a sorprender

Supermercado Lidl

RTÉ News

01/11/2020 - 08:00

Cuando acudes a un supermercado normalmente lo haces para comprar alimentos, o productos para el hogar. En Dublín ha abierto un Lidl que también te propone un viaje en el tiempo... o una aventura arqueológica, según se mire.

Cuando reformas un edificio a veces aparecen insospechadas sorpresas, en forma de restos arqueológicos. Si dichos restos no son demasiado importantes, normalmente se protegen y se tapan, dejándolos solo para los arqueólogos. Durante la construcción de un nuevo Lidl en Dublín (Irlanda) encontraron un par de sorpresas, pero en lugar de taparlas han decidido mostrarlas a los visitantes.

Este nuevo Lidl, que se ha inaugurado esta semana, tiene dos suelos de cristal que muestran... una casa de origen vikingo del siglo XI, y la trampilla de acceso a un teatro del siglo XVIII.

Smart Home Lidl (tarjeta)

Smart Home de Lidl

Lidl ha lanzado su propia Smart Home y puedes comprar bombillas, enchufes, sensores y más dispositivos inteligentes conectados a un precio muy competitivo.

Al llevar a cabo las obras de construcción del nuevo supermercado ya se sabía que siglos atrás allí había un teatro, el Aungier Street Theatre. Pero lo de la vivienda medieval ha sido una auténtica sorpresa, porque se trata de la primera de este tipo que se ha encontrado en la capital irlandesa. Puedes ver ambos hallazgos en este vídeo de la televisión pública.

Tras el estudio arqueológico de los restos los expertos determinaron que no eran tan importantes como para detener las obras del supermercado, y bastaba con protegerlos. Sin embargo a los responsables de Lidl se les ocurrió una idea más original.

Decidieron colocar un suelo de cristal sobre cada uno de los restos arqueológicos, la casa de los ancestros vikingos del siglo XI, y la trampilla de acceso al escenario del teatro del siglo XVIII.

Estos lugares están en mitad del supermercado, así que los clientes pasarán con sus carritos por encima de restos de casi 1.000 años de antigüedad. Como se puede ver el cristal está reforzado con vigas de metal, para que no se rompa.

Los responsables del supermercado también han colocado alrededor de los suelos de cristal unas columnas informativas que explican el significado de los restos arqueológicos, y cómo eran en su forma original.

Estamos, por tanto, ante el primer supermercado-museo del mundo. Seguro que los primeros días hay colas para entrar...