Skip to main content

Tren, avión o crucero, ¿sabes cuánto contamina cada uno?

crucero Carnival

05/08/2019 - 06:45 | Actualizado 05/08/2019 - 20:26

Con la crisis ecológica cada vez somos más conscientes de nuestros hábitos. El debate sobre el uso del plástico en los supermercados, las restricciones urbanas para evitar la contaminación y otros tantos temas forman parte de nuestro día a día. Y, como no podía ser menos, también tenemos que ser conscientes del coste ecológico que supone viajar.

Coche, autobús, tren, avión, crucero… ¿Podríamos ordenar de mayor a menor lo que contamina cada uno por persona? Puede ser, pero vamos a darte algunos datos que servirán para que te hagas una idea y decidas si quieres viajar de ese modo o cambiar tus planes.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el medio de transporte que produce menos gramos de CO2 por pasajero y kilómetro es el tren. Apenas 14 gramos, una cifra que lo coloca como el medio de transporte público menos contaminante si tenemos que elegir uno.

El siguiente es el autobús, donde ya vemos un salto de contaminación importante con los 68 gramos por pasajero y kilómetro. Aunque siempre es mejor que viajar en coche (104 gramos) o moto (72) y suele ser más barato que el tren de término medio en nuestro país.

Como es de esperar, el avión contamina mucho más y aumenta hasta los 285 gramos de contaminación. Esto no sorprenderá a nadie, aunque da qué pensar una vez sabido que estos días pasado se superó el récord de vuelos a nivel mundial. Volar en avión es cómodo (aunque cada vez menos), rápido y a veces es la única manera de conocer algunos lugares, pero es poco ecológico.

La contaminación provoca seis millones de muertes al año

Pero si hay algún medio de transporte que resulte especialmente contaminante y agresivo para el medio ambiente, estos son los cruceros. Según Organización Mundial del Turismo y el Programa de las Naciones Unidas, emiten 1.000 veces más de CO2 que el viajar en tren. Pero además, pueden producir hasta 210.000 litros de aguas residuales a la semana en un crucero de 3.000 personas. Sin duda, unas cifras preocupantes.

Es probable que a nadie le sorprendan estos datos. Pero, aunque ya sepamos lo que supone viajar, leerlo siempre resulta inquietante, más todavía cuando ya hemos entrado en déficit ecológico este año a pesar de estar en verano.

Ver ahora: