Skip to main content

WALK-MAN, el nuevo robot bombero, se pone a prueba

robot bombero

26/02/2018 - 22:24

Muchas de las tareas de salvamento son muy arriesgadas y pueden poner en peligro la vida de las personas que las desempeñan. Por eso, cada vez conocemos más autómatas especialmente diseñado para estas actividades. Uno de los últimos en llegar es WALK-MAN, el nuevo robot bombero desarrollado por el Instituto Italiano de Tecnología en colaboración con otras instituciones italianas, suizas, alemanas y belgas, cuyo trabajo en el futuro consistirá en apagar incendios.

WALK-MAN se trata de un robot humanoide con una altura de 1,85 metros y un peso de 102 kg. Su cuerpo está controlado por 32 motores y tableros de control, 4 sensores de fuerza en las manos y los pies, y 2 acelerómetros que permiten controlar el equilibrio. La cabeza integra tres cámaras, escáner láser 3D y sensores de micrófono. En el futuro se prevé que también contará con sensores químicos para detectar agentes tóxicos en el aire. El software que lo controla se basa en el framework XBotCore. En el siguiente vídeo puedes verlo en acción.

Su primera versión, desarrollada en 2015, era 31 kg más pesada, pero el equipo ha conseguido que la nueva versión sea más liviana gracias al uso de metales ligeros, como el ergal (60%), aleaciones de magnesio (25%) y titanio, hierro y plásticos. Gracias a esto, el androide ahora es más dinámico, tiene la capacidad de reaccionar con mayor velocidad y es más estable, lo que le permite adaptarse mejor a terrenos difíciles y espacios variables. Además, su consumo de energía también es menor por la reducción de peso, de forma que puede operar con una batería más pequeña durante aproximadamente dos horas. 

Las extremidades superiores están articuladas mediante actuadores blandos muy ligeros. En relación a la primera versión, sus desarrolladores han conseguido superar la carga útil original del 7 kg por brazo hasta alcanzar los 10 kg, de manera que ahora puede transportar objetos más pesados y sostenerlos durante más de 10 minutos. Además, el torso es más compacto y flexible para adaptarse mejor a espacios estrechos. 

Conoce a SAFFiR, el robot bombero de la Marina de Estados Unidos

WALK-MAN se puso a prueba por primera vez en 2015 en el concurso internacional de robótica DARPA Robotics Challenge, donde tuvo que hacer frente a un escenario inspirado en los incidentes nucleares de Fukushima. En 2016 se empleó en el escenario real de los terremotos de Amatrice (Italia), donde ayudó a los equipos de protección civil. En el vídeo un poco más arriba puedes ver las pruebas de la fase final de validación, en un escenario que representa una planta industrial dañada por un terremoto donde hay fugas de gas y fuego.

[Fuente: New Atlas | Vídeo: Instituto Italiano de Tecnología]

Ver ahora: