Skip to main content

Llegan los controles del alcoholemia low cost, que no gustan ni a los agentes

Moto Guardia Civil

11/04/2019 - 16:00

Los controles de alcoholemia van a cambiar ligeramente en 2019, y según informa Auto Bild España, parece que los cambios no gustan ni a los propios agentes de la guardia civil, que los han bautizado con el nombre de controles de alcohol low cost.

Autobild.es ha tenido acceso a la comunicación emitida en marzo por la Dirección General de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a todos los destacamentos. Esta notificación modifica las normas de los "dispositivos operativos a adoptar en los controles preventivos de alcoholemia".

Estas nuevas normas definen los dispositivos operativos reducidos de control de alcoholemia, que básicamente lo que hacen es reducir a la mitad el número de efectivos de la Guardia Civil que participan en el control. Según indica el documento, estos operativos reducidos contarán con "un máximo de dos o tres componentes", es decir, solo dos o tres agentes de la guardia civil por control.

Lógicamente, esta medida no ha gustado a los agentes, porque afirman que pone en peligro su seguridad, ya que un control de alcoholemia, en donde hay que parar vehiculos, hacer pruebas, e incluso lidiar con la gente que quiere saltarse el control o que se niega a realizarlo, es muy complicado de coordinar por solo dos agentes.

Auto Bild España ha preguntado a agentes en activos cómo son los operativos de control de alcoholemia actuales. Según cuentan los propios agentes de la Guardia Civil, los controles actuales están coordinados por cuatro agentes, distribuidos del siguiente modo:

  • un agente se encarga de dar el alto a los vehículos
  • un agente realiza labores de seguridad (para evitar que los vehículos en circulación se acerquen al control y ayudar a los que abandonan el punto y se incorporan a la carretera)
  • dos agentes llevan a cabo el control puramente dicho esto es:
    • solicitar documentación y realizar primera prueba en el interior del vehículo
    • si el resultado de la prueba es negativo, le devuelven su documentación y le permiten continuar la marcha
    • si el test demuestra que conduce con una tasa de alcohol superior a la permitida se procede a la inmovilización temporal del coche. El conductor debe pasar una segunda prueba que se realiza en el vehículo policial y una tercera (10 minutos después) si la primera es positiva. 
      En caso de que no haya otra persona que se pueda hacer cargo del vehículo se mantiene bajo custodia hasta que el nivel de alcohol en aire expirado del conductor esté por debajo de los límites legales (aquí tienes todos los límites de alcohol que se aplican en España).

Además, si los controles son por la noche, suelen reforzarse con seis agentes.

¿A dónde va (de verdad) todo el dinero que recaudan las multas?

Eliminar uno o dos agentes de este operativo implica que no habrá nadie dirigiendo el tráfico, y solo un agente para llevar a cabo el control. Según afirma Auto Bild, estos controles de alcohol low cost ya se han puesto en marcha con un único coche patrulla.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha emitido una protesta al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales en la que muestra su preocupación por el riesgo que supone esta reducción de agentes en los controles de alcoholemia.

La DGT no ha dado una explicación oficial, pero según han contado los agentes a Auto Bild España, lo hacen porque "no hay agentes suficientes para mantener las estadísticas".