Skip to main content

Así es el coche eléctrico barato que Renault acaba de lanzar en China

Renault K-ZE

13/09/2019 - 12:04

Por menos de 9.000 euros, en China ya se puede adquirir un coche eléctrico del fabricante francés Renault que ofrece alrededor de 200 kilómetros de autonomía con su batería de 26,8 kWh. Es el Renault K-ZE, un SUV urbano que ha sido lanzado en el mercado asiático con un precio de 66.800 yuanes, el equivalente a 8.500 euros al cambio actual, incluyendo además la posibilidad de reducir su precio hasta por debajo de los ocho mil euros gracias a las ayudas gubernamentales.

El K-ZE se ha presentado en el mercado chino como un coche eléctrico barato con un motor de 33 kW (125 Nm de par) que permite alcanzar una velocidad máxima de 105 km/h, el límite de velocidad legal de las carreteras que unen una ciudad con otra en China. La batería tiene 26,8 kWh de capacidad, lo cual según el viejo ciclo NEDC equivale a 250 kilómetros de autonomía –hablan de un consumo medio de 10,8 kWh/100 km, demasiado bajo para esperarlo en una conducción real–, con lo cual en la realidad se traducirá en unos 200 kilómetros reales de autonomía.

Llegará en tres versiones diferentes en función del equipamiento, pero su precio en ningún caso superará los 10 mil euros. Este modelo está construido sobre la base del Kwid, un coche que solamente está a la venta en la India y que, allá por el año 2016, obtuvo tan solamente una estrella en la prueba de choque de Global NCAP. Cabe decir, eso sí, que el K-ZE se basa en la versión sudamericana del Kwid, que trae mayor número de airbags y una estructura más robusta.

En cuanto a su interior, hablamos de un coche que trae un navegador táctil de ocho pulgadas, 4G con opción de WiFi a bordo, aire acondicionado y ventanillas eléctricas de serie. Por menos de 9 mil euros, es un equipamiento más que reseñable.

Interior del Renault K-ZE
Interior del Renault K-ZE

El coche eléctrico en China está viviendo un momento dorado 

China se ha convertido en un mercado dorado para la industria del vehículo eléctrico: en 2018, más del 55% (1,1 millones de unidades) de todos los coches eléctricos que se vendieron en el mundo fueron a parar a China. Los motivos son variados: es un país con una población de 1,38 mil millones de habitantes, las autoridades están apretando cada vez más las normativas que se aplican a los fabricantes del motor y cuentan con la ventaja de que, para 2021, se espera que China sea el productor del 70% de las baterías de coches eléctricos de todo el mundo. Lo tienen todo para dar el salto, incluyendo coches eléctricos baratos.

Renault es un fabricante que ya ha dejado claras sus intenciones de traerse a Europa una alternativa de coches eléctricos baratos en un plazo inferior a cinco años. "Los precios de los coches eléctricos tienen que caer drásticamente, eso es una necesidad", comentaba el CEO de la compañía en una reciente entrevista, y en ella adelantaba que ya estaban trabajando para traer al mercado europeo un modelo eléctrico más asequible para todos los bolsillos.

En esta misma línea, fabricantes como Volkswagen han presentado durante el reciente Salón de Frankfurt su nuevo ID.3, un coche eléctrico que partirá de los 30.000 euros y que, ante todo, es de especial relevancia porque supone el primer lanzamiento de un vehículo construido sobre la nueva plataforma MEB, la cual se espera que permita abaratar el coste de fabricación de los coches con motor eléctrico.

Tags:

#sync, #Destacado

Ver ahora: