Skip to main content

Todo lo que puede averiguar Seat solo por el sonido que producen los coches

así se estudia el sonido de los coches de Seat

Enrique Trillo

13/05/2020 - 19:30

Como puedes suponer, a día de hoy no se deja al azar ni un solo detalle en la fabricación de un coche, desde los ajustes a la configuración de su sistema multimedia, pasando, evidentemente, procesos de calidad cada vez más minuciosos.

De toda la vida existe la creencia popular que con sólo escuchar el sonido de una puerta al cerrar sabes si estás ante un coche de calidad o no. En cierta medida, así es. Pero eso es algo que antes se lograba casi por casualidad y que ahora se estudia para lograr la calidad acústica necesaria. Nos metemos en la cámara aneicoica de Martorell para contarte antes que nadie cómo estudia el sonido de sus coches Seat.

¿Cámara anecoica? Sí, así es como se llama esta instalación donde se emulan las condiciones acústicas más cercanas al silencio absoluto. Suena hasta sencillo, pero construirla no lo es en absoluto. Te cuento cómo lo ha hecho Seat para que me entiendas:

Es un sistema llamado 'Box in box', es decir, que está formado por dos cajas, una dentro de la otra, con varias capas de hormigón y acero que lo aíslan del exterior y van recubiertas de materiales que absorben más del 95% de las ondas, evitando así el eco y la reverberación.  En algunos de estos templos del silencio podemos llegar a escuchar la sangre circulando por nuestras venas o el aire en circulación por los pulmones.

Vídeo: así se estudia el sonido de los coches de Seat

Desde el motor o las ruedas girando, al cierre de una puerta (por supuesto) y de la ventilación, a la inclinación de un asiento o el ruido de los limpiaparabrisas. La lista de fuentes sonoras de un automóvil es interminable. En la cámara anecoica se analizan todos ellos. 

Por un lado, medimos el nivel de desagrado de los ruidos y comprobamos que estén reducidos al mínimo y, por otro, verificamos que los sonidos que queremos oír, los que hablan del vehículo, estén perfectamente definidos. Finalmente, trabajamos en la armonía de todos ellos”, explica Ignacio Zabala, responsable del departamento de Acústica de Seat.  

 

Como la propia Seat nos ha confirmado, se presta especial atención al sonido del motor y al escape, porque son la voz del coche y nos hablan del carácter de un modelo. “Todos tenemos una idea muy clara del rugido de un motor deportivo. Por eso, nosotros comprobamos en la cámara anecoica que transmite lo que queremos” sostiene Zabala. 

No se utilizan únicamente micrófonos convencionales como el que ves en la foto que abre este reportaje, sino que también emplean un 'binaural'. Está claro que va de palabritas raras hoy la cosa...

 

Un binaural es un maniquí que representa un torso humano y que tiene micrófonos a la altura de los oídos para obtener grabaciones representativas de cómo lo percibirían los ocupantes. Se coloca en diferentes posiciones para determinar que cada uno de los sonidos analizados se oye como debe desde cualquier ángulo. Y, ¡alucina!, además, se recrean diferentes condiciones de temperatura, porque, especifica Zabala, “no suena igual un limpiaparabrisas con calor que bajo cero". Suena rebuscado, pero si te paras a pensarlo, tampoco suena igual el motor recién arrancado que en caliente.

 

No te sirve de nada que el coche tenga un gran aislamiento del exterior, si luego oímos la ventilación demasiado fuerte. Por eso tan importante es reducir ruidos y definir sonidos como conseguir una armonía entre todos ellos” cuenta Zabala. Y todo para lograr el mayor confort de los ocupantes del vehículo, porque la acústica, explica el ingeniero, “tiene un impacto directo sobre la comodidad y es un factor determinante en la percepción de calidad de un automóvil”. 

Y para terminar, a modo de anécdota, para que entiendas mejor lo importante de esta cámara anecoica de Seat para estudiar el sonido de sus coches, atento a este ranking del silencio:

  1. Cámara Anecoica. El récord Guiness lo ostenta, desde 2015, la de Microsoft, en Washington (EEUU), que llega a alcanzar los -20,16 decibelios. El ruido de dos moléculas de aire chocando entre sí es de -24.
  2. Desierto de Atacama, Chile. El desierto no polar más árido de la Tierra.
  3. Ushuaia, Argentina. La ciudad conocida como el fin del mundo.
  4. Parque de Anza Borrego, EE UU Un ecosistema rocoso que produce un silencio sepulcral.
  5. La escalera de los Trolls, Noruega. La carretera con más curvas del mundo destaca también por ser camino hacia la tranquilidad más absoluta.

Este artículo fue publicado en Autobild por Enrique Trillo.