Estudio asegura que cogemos el móvil 1.500 veces a la semana

Estudio asegura que cogemos el móvil 1.500 veces a la semana y lo miramos durante 3 horas al día

Las nuevas tecnologías han absorbido a la sociedad. Tanto que es habitual ya no ver los ojos de un gran número de personas mientras caminamos por la calle. Un reciente estudio que vigila la conducta de los propietarios de smartphones ha revelado que el promedio de veces que cogemos el terminal a lo largo de la semana se eleva a un total de 1.500. Además, según este mismo estudio, pasamos más de tres horas al día mirando a la pantalla del teléfono.

Las cifras provienen de una encuesta realizada por la agencia Tecmark a 2.000 propietarios de teléfonos inteligentes y reportada por el Daily Mail.

Los usuarios suelen coger por primera vez el smartphone a las 7:30 de la mañana. Dos tercios de los encuestados dijeron que incluso se conectan y navegan a través de Facebook sin pensar en ello. Al mismo tiempo cuatro de cada 10 dijeron lo mismo pero refiriéndose al correo electrónico.

Tecmark asegura que entre los hallazgos de este análisis se muestran un promedio de 140 tareas al día típico en el terminal, sustituyendo este por los ordenadores de escritorio o portátiles.

Hombre está dispuesto a camiar su casa por un iPhone 6

Esta última parte parece coincidir con las últimas cifras de navegación en Internet. A principios de este año, el tráfico de Internet móvil superó a la de los ordenadores de sobremesa por primera vez en la historia. Esta caída del tráfico a través de ordenadores de sobremesa también coincide con una caída global de las ventas de ordenadores en los últimos cinco años.

Algunos analistas predicen que el apogeo del smartwatch podría robarle el protagonismo al smartwatch. Algunos relojes inteligentes proporcionan ya acceso a correos electrónicos, mensajes, direcciones, y buscan información correcta desde la propia muñeca del usuario.

Aunque es pronto para saber a ciencia cierta si los smartwatches sustituirán al smartphone es innegable que la repercusión que están adquiriendo está aumentando a una velocidad vertiginosa.