Galaxy Note 3 infla sus resultados en benchmark un 20 %

Galaxy Note 3 infla sus resultados en benchmark un 20 %

En ocasiones, los nuevos dispositivos presentados por las grandes marcas, simplemente ofrecen un rendimiento increíble, y en otras ocasiones, el rendimiento es alto, pero siempre se pretende que parezca todavía un poco mejor.

Es el caso del Galaxy Note 3, que ha sido descubierto "engañando" a los test de benchmark, debido a sus impresionantes resultados, que daban lugar a que algunos tuvieran algunas dudas fuera de lo normal.

Las primeras suspicacias aparecían cuando los datos resultantes situaban al Note 3 (versión US) muy por encima del LG G2, contando los dos con el mismo procesador, un Snapdragon 800, y la misma potencia, es decir, 2,3 GHz.

A partir de aquí, se hacía raro que dos productos con el mismo procesador se situarán en un rendimiento completamente distinto.

La respuesta es que Samsung, aparentemente, ha "inflado" el rendimiento de su Note 3 para "engañar" en los resultados de test como puede ser el de benchmark, y mostrar unos resultados especialmente altos y potentes con respecto a su CPU.

Por primera vez Samsung se atreve a hacer este tipo de artimañas para inflar el rendimiento de uno de sus dispositivos en su versión estadounidense, ya que anteriormente ya lo había hecho con la versión internacional del Galaxy S4.

De cualquier forma, los chicos de arstechnica han conseguido desactivar el modo especial tras el cual engañaba el sistema a los test de benchmark, y así poder saber verdaderamente cual es rendimiento oficial del Note 3, los resultados no dejan indiferente a nadie.

Test benchmark Note 3

En la imagen de la izquierda se muestran los resultados de test benchmark "inflados", mientras que en la derecha aparecen los reales, los que deberían aparecer si el terminal fuera realmente fiel a la realidad, hay cuanto menos una "pequeña diferencia", ¿no creen?

En definitiva los resultados están ahí, al menos es bueno saber cual es el rendimiento real del dispositivo para la hora de elegir saber que estamos comprando.

Imágenes: arstechnica