Skip to main content

iPhone 5C a prueba: 48 horas con el nuevo iPhone

iPhone 5C

28/10/2013 - 17:10

Pese a la carcasa de plástico, el tacto y las sensaciones de iPhone 5C son excelentesSobre la mano parece más pequeño que el iPhone 5Aunque había dudas, el agarre es muy buenoA nivel de rendimiento es un clon de su predecesorLa mejora en la cámara facetime es muy evidente

Gracias a mi trabajo tengo la suerte de probar y “trastear” a diario con todos tipo de gadgets tecnológicos, entre ellos la gran mayoría de nuevos smartphones que salen al mercado.

Llevar un dispositivo nuevo cada poco días en el bolsillo puede resultar llamativo, pero a larga resulta incómodo, ya que por mucho cuidado que tengas en la transición de un modelo a otro –sobre todo si hay un salto de plataforma- es fácil que algo se te quede en camino en forma de foto, vídeo, conversación o mensaje.

Por eso hace mucho que decidí desligar la parte personal de la profesional y mantener mi móvil privado –un iPhone 5- pese a la incomodidad que supone llevar dos smartphones encima la gran mayoría del tiempo.

Este fin de semana -de forma excepcional, he abandonado mi terminal personal por el nuevo iPhone 5C, con la intención de poder compartir con vosotros mi visión del nuevo -y criticado- smartphone de Apple, desde el punto de vista de un usuario regular de iPhone 5.

El plástico vuelve al iPhone

Las sensaciones del iPhone 5C la primera vez que lo sacas de la caja son de lo más positivas y te hacen plantearte gran parte de las críticas que -un servidor el primero- se han vertido sobre el nuevo “iPhone de colores”.

Lo primero que sorprende es lo bien integrada que está la carcasa de plástico en el iPhone 5C y lo agradable de su tacto. Pese a tratarse de plástico las sensaciones no son muy cercanas a las que puede ofrecer un terminal fabricado con materiales nobles.

Pero pese a ello, hay que tener los pies en el suelo y asumir que las diferencias –no sólo físicas- con el aluminio anodizado y el cristal que conforman la carcasa del iPhone 5, son más que evidentes.

Apple ha hecho un gran trabajo para integrar el plástico en sus iPhones, es innegable, pero -sin desmerecer la construcción de este iPhone 5C- las calidades y la sensación premium que ofrece el iPhone 5 o 5S son muy superiores.

Dimensiones y peso

Lo primero que se percibe, como usuario de iPhone 5, es la diferencia de peso, sólo 20 gramos, pero si están acostumbrado a un peso pluma… se nota. Pese a todo, el iPhone 5C está en la media de peso que cualquier Android de gama alta y tras unas horas de uso te olvidas de este detalle.


El iPhone 5C también es ligeramente más grande en todas las dimensiones y la distancia lateral entre marco y pantalla es unos milímetros mayor, lo que hace que a primera vista y pese a que son exactamente iguales –Retina Display de 4 pulgadas- la pantalla parezca más pequeña.

Un detalle curioso es que pese al aumento del grosor –el más evidente en términos numéricos- en la mano el iPhone 5C da la sensación de ser más pequeño. Ésto es debido a su forma redondeada que hace que se adapte mejor a la mano que las formas angulosas del iPhone 5.

En mi opinión el iPhone 5C es más ergonómico y cómodo de manejar que sus hermanos de aluminio.

Miedo a la caída

Uno mis miedos con la superficie plástica es que se hiciera más resbaladizo, al principio puede parecerlo, pero con el uso te das cuenta de que no es mucho más escurridizo que el iPhone 5 y que, incluso, podría afirmarse que se adhiere más y mejor a la mano.

Un aspecto donde su gana claramente el aluminio de iPhone 5 –al menos en el caso de la versió en color blanco- es la hora de disimular las huellas y la suciedad. La carcasa de plástico del iPhone 5C no las disimula excesivamente bien, sobre todo en los modelos más coloridos.

Además, todo apunta a que –es sólo una intuición- la carcasa de plástico resistirá peor los inevitables arañazos derivados del uso diario (Edito: comprobado que se raya fácilmente). Para protegerlo, la nueva funda desarrollada por Apple ofrece una excelente protección a cambio de un aumento siginificativo de las dimensiones del terminal (tanto que botón de silencio se hace casi inaccesible).

Todos los controles y conexiones, así como el altavoz se encuentran en la misma ubicación en ambos modelos. Los botones de volumen son alargados en lugar de redondos, sin los correspondientes signos de más y menos. Sin duda, son menos “glamurosos” pero resultan incluso más prácticos de manejar.

Rendimiento

En cuanto a rendimiento muy poco que decir, son dos gotas de agua. Con la misma copia de seguridad instalada y conectados a la mismas redes ambos calcan sus movimientos como si fueran un espejo, y mueven sin problemas los juegos y aplicaciones más exigentes, como Infinity Blade III o Real Racing 3.

Donde si he notado alguna diferencia es en la pantalla. En el iPhone 5C los colores son más saturados e intensos, no de forma exagerada pero si se perciben algunos matices. Además muestra un mejor contraste general. En un computo global y por ínfimos matices, se podría considerar que la pantalla del iPhone 5C es ligeramente mejor.

Más evidentes son las mejoras realizadas en la cámara frontal facetime, sobre todo en situaciones de poca luz, donde la cámara del iPhone 5C muestra -ahora sí de forma muy clara- un mejor contraste, color y definición de detalles que la del iPhone 5.

Si te has quedado con ganas de saber más, recuerda que puedes leer el análisis completo del iPhone 5C, o también el de su hermano mayor, el iPhone 5S, el smartphone estrella de Apple

Conclusiones

El líneas generales -frente al iPhone 5-, la versión colorida y plástica cuenta con una mejor ergonomía y cámara frontal, además de añadir el plus del acceso completo a las redes LTE ​4G. Además mejora ligeramente la pantalla, aunque no de una forma excesivamente relevante.

Aunque diferentes físicamente, son dos gotas de agua a nivel de prestaciones y rendimiento, por lo que pasar de un iPhone 5 a un iPhone 5C no es un paso lógico ni natural. Aunque no por ello hay que desmerecer a este iPhone 5C, un gran terminal que cuenta con el lastre de haber sido ese iPhone Low Cost que nunca llegó a materializarse.

Ver ahora: