John Chen hace cuentas para hacer crecer BlackBerry

BlackBerry smartphones

John Chen, actual CEO de BlackBerry, se ha dado dos años de plazo para revisar sus beneficios como fabricante de smartphones, y compensar la disminución de la demanda de teléfonos con el incremento de las ventas de software.

Chen aseguró que tiene de seis a ocho trimestres para poder ajustar la disminución de ventas de hardware con el aumento de los ingresos en ventas de software. "No tengo un plan para deshacerme de los teléfonos, tengo un plan para no depender de los teléfonos", decía Chen ayer en una entrevista a Bloomberg. "Todo lo que necesito hacer es reemplazar los ingresos de los teléfonos, y esta empresa va a ser muy diferente". Este cambio es clave para conseguir la meta de devolver a BlackBerry, una empresa con pérdidas, en una con beneficios para el fin del año fiscal en marzo de 2016.

Chen está en una carrera contrareloj, las ventas de dispositivos que continuan disminuyendo, hasta pérdidas del 77 por ciento el pasado trimestre respecto al año anterior. De momento, su plan para crear nuevas fuentes de ingresos a partir de su software QNX y de sus servicios de mensajería instantánea BBM ha sido bien acogido por los inversores.

El CEO de BlackBerry tiene claro que mediante la sustitución de los márgenes de teléfono de un solo dígito, por los márgenes de software, que son habitualmente del 70 por ciento al 90 por ciento, BlackBerry puede ser rentable con el mismo nivel de ingresos. Chen reiteró ayer que espera que la compañía deje de perder dinero en efectivo antes de finales de este año fiscal.

Chen llegó a BlackBerry después de un plan de venta fallido a Facebook, y asegura que él está enfocado en conseguir que BlackBerry sea competitiva de nuevo, no en la venta de la empresa a un precio ajustado. "No voy a dirigir la compañía para una venta", dijo Chen, "Me quedo en la empresa para generar valor, para hacer crecer el negocio". Recordó que él dirigió Pyramid Technology durante cinco años antes de que fuese vendida, y Sybase durante 12 años antes de que SAP la comprase por 5.8 mil millones de dólares en 2010.