El proveedor de cristal de zafiro de Apple, en bancarrota

Apple Zafiro

GT Technologies, la compañía a la que Apple contrató para producir el zafiro sintético que llevarían sus pantallas, ser ha declarado hoy en bancarrota de capítulo 11. Para los que no estén relacionados con los niveles de bancarrota del sistema estadounidense, os diremos esto: podría ser peor. Claro que esto probablemente no tranquilice a Apple, que había pagado 587 millones de dólares por el material. 

Si recordáis, se especuló durante meses si los iPhone 6 y iPhone 6 Plus utilizarían pantallas de cristal de zafiro. Finalmente, se decidió que no, dado que el material era tremendamente escaso. Tan escaso que GT Technologies sólo entregó un 25% del volumen que se le había comprado. 

En lugar de utilizarlo para las pantallas de los iPhone, Apple decidió jugar a lo seguro y lo utilizó en los Touch ID, en los objetivos de las cámaras y, especialemente, en la pantalla del Apple Watch. Los iPhone se quedaron así con el material de fabricación de pantallas casero de Apple. 

Así es como supimos que los iPhone no podrían tener cristal de zafiro

Y es que por mucho que el zafiro sea el segundo material más duro del planeta, superado sólo por el diamante, no sirve de mucho si no se tiene suficiente. Según supimos en su momento, se trata de una sustancia difícil de producir y que estaba dando más de un quebradero de cabeza a los fabricantes.

En cualquier caso, la compañía GT Technologies se enfrenta como decíamos a una bancarrota de capítulo 11. Según hemos podido averiguar, la empresa tendrá un respiro a la hora de las deudas impagadas mientras elaboran y presentan un plan de negocio a un tribunal. En caso de ser aprobado, la compañía tendría una oportunidad para evitar el cierre. 

Según las palabras de su presidente: "GT tiene un pasado fuerte en el mundo de los negocios. La declaración de hoy no quiere decir que estemos cerrando, sino más bien al contrario: nos permite seguir adelante con nuestros negocios, preparando un plan para mejorar nuestras finanzas". Mucho optimismo, ¿no creen?